Despertando la Montaña: Pobre ejercicio para recordar Nochixtlán

0 Flares 0 Flares ×

El pasado 19 de junio se cumplió un año de los hechos acontecidos en el municipio de Asunción Nochixtlán, Oaxaca donde un operativo policíaco dejó siete muertos y más de 200 heridos, tanto en el poblado como en sitios aledaños.

Para conmemorar el aniversario, la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) lanzó el documental: “Nochixtlán. En Busca de la Paz Perdida”, una obra de 30 minutos que da voz a las víctimas y testigos de los hechos.

La obra posee una introducción muy accidentada; inicia con un mensaje que da contexto de los acontecimientos ocurridos, luego utilizan imágenes de Google Earth para ubicar el municipio y acto seguido dejan ver planos secuencia del lugar sin que logre construir una narración.

A pesar de las palabras introductorias, nunca se da un contexto de lo ocurrido, es decir, ni por casualidad se menciona a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), mucho menos a los líderes Rubén Núñez y Francisco Villalobos, (cuya detención fue detonante de protestas).

Nochixtlán

Mucho menos plantea la duda de si los policías iban desarmados, ni quién atacó primero. En su momento Enrique Galindo, comisionado general de la Policía Federal, dijo que los policías habían sido emboscados por los manifestantes; luego circularon fotografías antes del enfrentamiento que mostraban a policías armados.

El discurso del documental gira alrededor de cómo la Policía Federal atacó a la población de Nochixtlán, quienes no tenían nada que ver con los movimientos que, en ese momento, organizaba la CNTE en contra de la Reforma Educativa.

Aunque la necesidad de contar la historia de las víctimas nunca sobra, en esta ocasión la forma se queda muy corta. Podríamos reducir el documental a una serie de videos sacados de redes sociales, medianamente acomodados cronológicamente.

A eso se agregan testimonios protegidos, cuyo rostro y voz son distorsionados; su aporte a la narración es mínimo, pese haber sido testigos presenciales pues las entrevistas nunca intentan preguntar cosas concretas; sólo les abren el micrófono y hablan, hablan y hablan.

“Nochixtlán. En Busca de la Paz Perdida” es un intento poco aventajado de una historia que indudablemente da para mucho más. Vale la pena mencionar que Arturo de Jesús Peimbert Calvo, titular del DDHPO, fue agredido por un activista local llamado David Venegas “El Alebrije”, durante un acto conmemorativo por los hechos de Nochixtlán, algo que se leyó como la distancia que hay entre la dependencia y el pueblo de Oaxaca.

Por: CRISTÓBAL TORRES. Licenciado en Comunicación y Periodismo por la FES Aragón de la UNAM. Apasionado del documental, ha participado en festivales como DocsDF (ahora DocsMx) y Ambulante. Obtuvo mención honorífica por su investigación sobre la formación de audiencias cinematográficas en la Ciudad de México.