Despertando la montaña: Más allá de las cabezas parlantes

0 Flares 0 Flares ×

Cristóbal Torres.-

En 1980 Krzysztof Kieslowski realizó “Gadające Głowy” (“Cabezas parlantes”), un trabajo donde realiza tres preguntas a 79 personas de diferentes condiciones no sólo socioeconómicas sino de edad y género. Estamos ante una cascada interminable (pero muy interesante) de entrevistas que retratan una época y una sociedad polaca de finales de siglo XX.

El término “cabezas parlantes” lo he escuchado en el género documental refiriéndose a las entrevistas que llevan a cabo los realizadores para nutrir su discurso; generalmente son especialistas en alguna materia o testimonios presenciales y de gran relevancia para la historia que se cuenta.

El debate surge cuando algunos cineastas opinan que el documental no tiene que ser estrictamente periodístico y ven el uso de cabezas parlantes como un vicio. El caso de Kieslowski claramente se sale de esos parámetros; para él fue un método que le permitió crear un discurso cuyo resultado no se limitó simplemente a informar de manera “objetiva” (como aspira la ortodoxia periodística).

Es entendible la visión de aquellos que rechazan las cabezas parlantes; el uso indiscriminado de este recurso puede hacer que una obra que aspira a ser documental termine en los terrenos de un llano reportaje como los que salen en el programa de Jorge Garralda por ejemplo.

Sin embargo, hay veces en las que la misma creatividad del cineasta permite que las cabezas parlantes dejen de ser un vicio. Se me ocurren tres casos (estoy seguro que hay muchísimos más pero no los conozco aún) donde las entrevistas rompieron el esquema de campo contra campo y se volvieron un gran vehículo de expresión e inventiva.

El primero que vi fue en la séptima edición de Ambulante Gira de Documentales. En el 2012 la gira inició con “Pina” (2011) un documental de Wim Wenders sobre la coreógrafa alemana Pina Bausch. En esta obra el cineasta hace uso del primer plano para tomar los rostros de los bailarines que trabajaron con la susodicha.

Despertando montana 2

Lo interesante es que las tomas sólo son un plano secuencia de sus rostros en silencio; algunos sonríen, otros se notan pensativos pero nadie habla. Es mediante una voz en off grabada momentos previos (o posteriores) al plano secuencia que escuchamos el testimonio de la entrevistada o entrevistado. Pareciera que escuchamos sus pensamientos; en vez de cabezas parlantes, serían cabezas telepáticas.

Otro título al que vi romper aquel paradigma trillado es: “Love, Marilyn” (2012) de Liz Garbus. Aquí no hay cabezas parlantes, lo que hay son lecturas dramatizadas de cartas de Marilyn Monroe así como textos de las memorias de Truman Capote, Elia Kazan (director con quien tuvo una infidelidad) y otros personajes relacionados con la vida de la actriz.

Las lecturas son realizadas por actores como Uma Thurman, Oliver Platt, Lili Taylor, Hope Davis y muchísimos más (alcancé a contar 26) quienes viendo a la cámara recitan las misivas o los textos añadiéndole un toque dramático, una expresión metalingüística que va mucho más allá de simplemente pararse y leer el “pronter”.

Este ejemplo es muy particular porque, a pesar de no estar ante cabezas parlantes propiamente, las cartas y textos presentados tienen la función de un entrevistado, es decir, de esos recursos bibliográficos se extrae la información que alimenta el flujo de la narración sólo que, en vez de hablar por sí mismos, los actores se encargan de darles presencia en el largometraje.

Finalmente otro documental que vi romper el esquema de las cabezas parlantes lo pasó Sundance TV de Latinoamérica, un canal lleno de curiosidades con el único defecto de doblar las películas.  Ahí vi: “Super Duper Alice Cooper” (2014), un documental realizado por el dúo de “Flight 666” (2009): Sam Dunn y Scot McFadyen junto con Reginald Harkema.

El largometraje es una oda a la edición pues aunque acude aproximadamente a 15 testimonios, ninguno de los entrevistados sale a cuadro; sólo son sus voces las que suenan. Aun sin ver quién es que el habla podemos saber de quién se trata gracias a que son presentados y también en gran medida gracias al contexto de la narración.

Aunque el método de cabezas parlantes sea un recurso común y gastado, los tres ejemplos previamente citados demuestran cómo se puede acudir a este medio sin caer en lo ordinario o habitual.

Lone

CRISTÓBAL TORRES. Licenciado en Comunicación y Periodismo por la FES Aragón de la UNAM. Apasionado del documental, ha participado en festivales como DocsDF (ahora DocsMx) y Ambulante. Obtuvo mención honorífica por su investigación sobre la formación de audiencias cinematográficas en la Ciudad de México.

Post relacionados