Despertando la Montaña: Los buenos números de Ambulante

0 Flares 0 Flares ×

A finales de junio se dio a conocer el reporte de resultados de la Ambulante Gira de Documentales 2017, resalta el documental mexicano como el predilecto del público.

Esta cifra es muy positiva sobre todo cuando el Anuario Estadístico de Cine Mexicano 2016 arrojó que la cifra de documentales mexicanos realizados en el último año es la más alta en más de un lustro.

De acuerdo con Ambulante, el promedio de asistencia de documentales mexicanos fue de 91 personas; un número que casi duplica al promedio de asistencia de documentales internacionales: 47.

También es muy plausible que más de la mitad del público asistente ronde los 21 y 35 años, lo que significa que hay una nueva generación que está adentrándose en el género.

Lo mejor es que dentro de esta miscelánea de oferta documental, Ambulante aprovecha su plataforma para proyectar los trabajos de Ambulante Más Allá.

Esto es muy importante porque hasta ahora el perfil que han tenido los trabajos realizados en Ambulante Más Allá son los de denunciar problemas en comunidades donde la gente casi no voltea a ver.

Todo lo anterior forma un gran caldo de cultivo para hacer del documental una verdadera herramienta de transformación; no obstante aún queda un vacío muy importante que hasta la fecha ningún festival ha tomado en cuenta: los estudios de impacto.

Entiendo que la principal función de un festival es el de exhibir, los estudios de impacto estarían a cargo de una parcela diferente.

No obstante, Ambulante ha mostrado desde hace años una sana ambición por ser más que un festival; es una gira, es una editorial y hasta es una escuela de formación.

Bien valdría la pena que consideraran hacer el primer estudio de impacto de documentales mexicanos. ¿Qué cambios ha tenido en las políticas públicas los documentales estrenados en los últimos años?

El caso más emblemático es el de Presunto Culpable, no sólo por lograr ser programado en una sala de cine sino por detonar muy seminalmente lo que ahora conocemos como Sistema Penal Acusatorio.

De hecho en la última gira de documentales pudimos ver interesantes cortos sobre el nuevo sistema e incluso respondimos una encuesta sobre el mismo, significa que son conscientes del cambio.

Una buena transformación podría ser con: Ambulante en el Senado, el ciclo donde presentan un documental seguido de una charla con legisladores.

Si hay algún espacio de oportunidad es aquí; pero sería propio de una “ilusión juvenil” pensar que a partir de foros podrían cambiar las políticas públicas.

Sin embargo no hay forma de saberlo, porque no hay estudios de impacto que nos digan cuánto han influido los documentales en el país más allá de llenar salas de cine.

Ambulante ha mostrado en su último reporte que hay mucha tela de donde se pueda cortar.

Por: Cristóbal Torres | @Lanzaddt

Licenciado en Comunicación y Periodismo por la FES Aragón de la UNAM. Apasionado del documental, ha participado en festivales como DocsDF (ahora DocsMx) y Ambulante. Obtuvo mención honorífica por su investigación sobre la formación de audiencias cinematográficas en la Ciudad de México.

Post relacionados