Despertando la montaña: El documental de André el Gigante

agosto 20, 2018

Por: Redacción

En abril de este año, HBO estrenó su documental: André the Giant (2018), que intenta narrar la historia de André René Roussimoff, luchador que pasó a la historia como André el Gigante.

El filme es dirigido por Jason Hehir, quien ya había trabajado en producciones documentales para la serie de ESPN: 30 for 30, e incluso trabajó en algunos 24/7 de peleas de Floyd Mayweather Jr.

No se arriesga al momento de contar la historia, acudiendo al inmenso material de archivo que hay sobre el gladiador y a entrevistas con personas involucradas en su vida.

El alcance de su narración es muy reducido, centrándose la mayoría del tiempo en la carrera de André el Gigante en Estados Unidos.

Toca levemente su paso por Japón, que fue donde tuvo mucho más éxito y omite completamente sus batallas en el legendario Toreo de Cuatro Caminos.

Pero no todo es malo en esta obra que, según HBO, es el documental deportivo con más audiencia en su historia y no es para menos pues hay cosas muy rescatables.

Resultan interesantes las entrevistas realizadas a sus hermanos y hermanas en Molien, Francia sobre cómo fue crecer con alguien que tenía acromegalia.

Pese a su centralismo estadounidense, el documental es muy ilustrativo sobre cómo era la lucha libre durante la era de los territorios, antes de que Vince McMahon pusiera sus garras en todo el país.

El largometraje demuestra con total claridad que André el Gigante vivió una etapa de transición total, fue un eslabón importantísimo entre una lucha libre de promociones regionales y una lucha libre masificada a escala nacional.

En este aspecto, el gran aporte de este documental es cuando narra el punto culminante que dio fin a una etapa e inició la otra: Wrestlemania III, celebrado en el Pontiac Silverdome, el 29 de marzo de 1987.

Este evento fue un gran ejemplo de cómo la televisión cambió el panorama de la lucha libre por completo, pues vendieron la historia de un André el Gigante rudo que se enfrentaría a Hulk Hogan.

Hay datos de que ambos gladiadores ya habían luchado en parejas, pero como aquello había ocurrido a escala regional, sin la difusión de una televisión de costa a costa, podían darse el lujo de borrar el pasado y así lo hicieron.

Sobresale por mucho el testimonio del mismo Hulk Hogan pues va más allá de la simple anécdota; ahí, el Hulkster explica cómo fue el proceso de aquel combate.

Narra cómo escribió toda la lucha en un papel, excepto el final, pues no sabía quién iba ganar; tanto Vince McMahon como André el Gigante tomaron una decisión que a la postre sentó las bases para la explosión de popularidad de la lucha libre en la década del noventa.

Esto recuerda al otro documental luchístico reseñado aquí: Wrestling with Shadows, donde el director, Paul Jay, consiguió grabar el diálogo entre Vince McMahon y Bret Hart.

Se escucha cómo ambos acuerdan el desarrollo de la histórica lucha contra Shawn Michaels que desembocó en el Robo de Montreal.

Pocas veces se consigue llegar tan a fondo en los entresijos del pancracio de una manera tan diáfana como esa entrevista de Hulk Hogan lo hace.

Con su obligado toque de emotividad, André the Giant deja muy bien parado al gladiador reflejando cómo su muerte afectó a quienes lo conocieron, incluso Vince McMahon casi llora en la entrevista.

El documental se estrenó en televisión, poco después de Wrestlemania 34, y pese al éxito que ha tenido, es muy difícil que reciba un empuje por salas de cine; pero eso no es problema para los fanáticos que lo quieran ver.

Por: Cristóbal Torres | @lanzaddt

Licenciado en Comunicación y Periodismo por la FES Aragón de la UNAM. Apasionado del documental, ha participado en festivales como DocsDF (ahora DocsMx) y Ambulante. Obtuvo mención honorífica por su investigación sobre la formación de audiencias cinematográficas en la Ciudad de México.

Relacionados

Anunciate en Filmweb