Despertando la Montaña: Aaron Swartz, el genio del internet

0 Flares 0 Flares ×

Cristóbal Torres.-

Hace cuatro años falleció Aaron Swartz. Su muerte pasó casi desapercibida en la agenda mediática; sin embargo muchos fueron los lamentaron la muerte de una de las mentes más brillantes de las últimas décadas.

Aaron Swartz fue un joven súper dotado que jugó un papel importante en el desarrollo del internet libre; él fue uno de los que impulsó el concepto de Creative Commons y había hecho un prototipo de Wikipedia del que todos se burlaron en aquel entonces por lo “absurdo” que sonaba.

Se suicidó el 11 de enero del 2013 al tiempo que el FBI lo buscaba mientras se afilaba los colmillos. ¿Se suicidó o lo mataron? Ésta y otras interrogantes son narradas a plenitud en el documental del 2014 “The Internet’s Own Boy”, un largometraje dirigido por Brian Knappenberger que cuenta la historia de Aaron Swartz.

Brian Knappenberger hizo dos años antes “We Are Legion” (2012) donde cuenta la historia de Anonymous, el grupo de activistas cibernéticos. A diferencia de “We Are Legion” (que dura 93 minutos), en “The Internet’s Own Boy” se necesita una especial curiosidad por conocer la historia de Aaron Swartz y así soportar sus dos horas de duración; sin embargo, lo que muestra es concreto y contundente.

“The Internet’s Own Boy” incluye entrevistas con personas clave de la historia tales como su familia, compañeros y colegas que al principio hablan del gran potencial que tenía y de cómo se fue involucrando poco a poco en el mundo de la tecnología hasta convertirse en un referente de la industria a tan poca edad.

Lo más interesante es que remarcan de qué lado de la historia se encontraba. Apenas cumplidos los 20 años, él ya había logrado una gran fortuna con el desarrollo de software y páginas web; sin embargo a él nunca le pareció justo que hubiera mineros exponiendo su vida y ganando apenas lo necesario para comer mientras que él sentado hiciera millones de dólares. Abandonó esa faceta y empezó a buscar la manera de que internet se volviera una herramienta abierta a todos.

El gran problema vino cuando Aaron Swartz se metió con Jstor, una base de datos que almacena todo tipo de textos, investigaciones e información a la que se puede acceder comprando una licencia. Algunas universidades en el mundo pagan para que su cuerpo de investigadores y alumnos tenga acceso.

Aaron fue acusado de descargar más de 4 millones de artículos de Jstor con la red del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y ponerlos en línea. El documental dice que eso nunca se comprobó.

Aaron Swartz ya tenía antecedentes de haber realizado descargas masivas; pero siempre se amparó diciendo que eran para la investigación, no para lucrar. Por ejemplo, hackeó una base de datos con información de millares de juicios y demostró que en más del 70 por ciento de los casos había una relación directa que revelaba acuerdos previos entre jueces y dueños de empresas trasnacionales para fallar a favor de ellos.

Debido a la fama que se había hecho de ser una persona contestataria anti-corporaciones, aquel escándalo con Jstor sirvió para que el gobierno no le quitara el dedo de encima. De acuerdo con la demanda, Aaron tenía que pagar un millón de dólares en multas y pasar 35 años en prisión; o también podía llegar a un arreglo que éste nunca aceptó.

Aaron Swartz 2

Lo curioso es que tanto Jstor y el MIT se deslindaron de la demanda; pero el gobierno continuó con la cacería hasta que finalmente la presión fue demasiada y Aaron Swartz fue hallado muerto.

“The Internet’s Own Boy” permite conocer la historia a detalle, pues no sólo se enfoca en el problema legal que desembocó en su suicidio sino también resalta las grandes victorias que tuvo en su corta vida, como el caso de la ley SOPA cuyo activismo consiguió frenar. De hecho ese aspecto es más me sorprende que el suicidio mismo pues es uno de los pocos casos donde sí se pudo “echar la rueda para atrás”.

El documental fue estrenado en el Festival de Sundance en enero del 2014 con una gran aceptación. En México fue recuperado por Ambulante Presenta en agosto de 2015 que incluyó otros grandes títulos como “CITIZENFOUR”, “The Russian Woodpecker” y “The Wolfpack”, por mencionar algunos. Una historia que definitivamente vale la pena conocer.

CRISTÓBAL TORRES es licenciado en Comunicación y Periodismo por la FES Aragón de la UNAM. Apasionado del documental, ha participado en festivales como DocsDF (ahora DocsMx) y Ambulante. Obtuvo mención honorífica por su investigación sobre la formación de audiencias cinematográficas en la Ciudad de México.

Post relacionados