“Desierto”: Grito contra odio y discriminación a migrantes mexicanos

0 Flares 0 Flares ×

Nadia Galaviz.-

Criminales, asesinos y violadores. De este modo, son descritos los mexicanos por Donald Trump, candidato a la presidencia de uno de los países que poseen mayor influencia y poder económico en el mundo: Estados Unidos. Ello provoca que las ideas allí vertidas se difundan a nivel global. Son concepciones, a veces, equívocas, más duras que las balas.

Como escritor me preocupa ver que la sociedad está perdiendo el contexto del poder que tienen las palabras”, advirtió Jonás Cuarón, director y coguionista de la cinta “Desierto”, que se estrenó este fin de semana con 400 copias en México y cuya producción tardó ocho años.

Sobre su realización, el joven cineasta compartió en conferencia de prensa que el proyecto cinematográfico surgió luego de que su esposa le mostrara unos videos en los que Trump agredía abiertamente a nuestros connacionales. Se sorprendió al notar que en lugar de rechazar esos juicios, diversos políticos norteamericanos comenzaron a rebasar el nivel del discurso del republicano.

La campaña electoral del país del norte se ha vuelto una competencia para ver quién logra llenar sus discursos del mayor odio”, señaló.

Producida por Carlos Cuarón y Alfonso Cuarón, su tío y padre, respectivamente, la historia de la película trata de ser un grito en contra de la discriminación y la marginación. Es una catarsis, es mostrar el lado humano y las condiciones de pobreza extrema que obligan a cientos de miles de migrantes a buscar el sueño americano, un camino que significa para ellos su última esperanza de sobrevivir y la de su familia.

Gael García Bernal interpreta a “Moisés”, el protagonista del drama. Gracias a su trayectoria y amplia presencia en la escena, el actor dota al filme de una fuerza que se espera ataque y logre revertir las negativas concepciones que sobre los mexicanos se piensa. A deslegitimizar ese discurso ahora apropiado por la sociedad.

El actor se convierte así en un aliado y socio de “Desierto”, cinta que ubicada en el género de acción y junto con Alondra Hidalgo humanizan la visión del migrante, en su más extensa definición.

La experiencia visceral es para Jonás Cuarón su apuesta principal. “No quiero despertar en el espectador una reflexión intelectual, me interesan más concentrarme en sus emociones”.

Desierto 2

Palabras, peligrosas como balas

Mateo García se encontraba en Londres cuando fue invitado a integrarse como guionista hace seis años, sobre ello comentó: “Jonás y yo coincidimos en Europa y nos pusimos a platicar; también coincidimos en que se trataba de una película de acción”.

Por su parte, García Bernal expresó que en cuanto tuvo el guión le pasó algo que normalmente no suele sucederle con ese tipo de películas. “Por lo regular, uno se siente muy alejado de esas situaciones tan extremas, incluso es difícil ponerse en la piel o interpretar un personaje así”.

Tenemos el privilegio de no experimentar una migración no forzada. Algunos de nosotros tenemos la oportunidad de viajar, de encontrarnos con nosotros mismos, de tener una multiplicidad de personalidades, de experimentar lo que podemos llegar a ser”, expuso.

Su participación en lo que es el segundo largometraje como director de Jonás ‒su ópera prima fue “Año una” en 2007‒, significó para Gael llegar a un momento de empatía con el viaje emocional de los migrantes. “Al final, creo que es algo no tal lejano como se cree. El guión trata con dinamismo, fuerza y gran capacidad de inventiva el tema ¿Cómo alguien puede esconderse en el desierto?”.

El thriller narra la persecución de “Moisés” por parte de “Sam” (Jeffrey Dean Morgan), un policía demente en búsqueda de exterminar “ilegales”.

Creo que las palabras llevan implícito un sentido de diferenciación y distancia. Cuando me preguntan que si vivo en México les digo que sí y me contestan sorprendidos que si todavía. Vivimos en un país del que a final de cuentas hay que largarse. Debemos cambiar esa estructura de pensamiento”, manifestó.

Jonás Cuarón invitó al público a tomarse una foto y compartirla en las redes sociales utilizando el hashgtag #LasPalabrasSonTanPeligrosasComoLasBalas, acompañada de una frase que refleje la problemática. Prometió que hará llegar cada una de las imágenes a las oficinas de Trump.

Fotografía: Nadia Galaviz

https://www.youtube.com/watch?v=Ly0LOrm9z-Y

 

Post relacionados