Desea mostrar el Cine Corregidora a nivel nacional e internacional

0 Flares 0 Flares ×

Una vez que tuvo la venia de amigos y equipo creativo al presentarlo en una función privada, llevada a cabo justo en las instalaciones del otrora Cine Corregidora, convertido ahora en Fábrica de Artes y Oficios (FARO) Aragón, el director Isaac García Venegas tiene en mente la posibilidad de presentar su documental Close Up. Memoria del Cine Corregidora en la mayor cantidad de festivales y muestras posibles, lo mismo en la Ciudad de México, como en el interior del país, además del extranjero.

Para ello, el también coordinador del Laboratorio Audiovisual del CIESAS (Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social), está contando con el apoyo de diversos particulares y medios para lograrlo, pues al igual que él tienen el deseo de mostrar a las nuevas generaciones lo que era visitar y apreciar una exhibición cinematográfica en décadas pasadas, asistiendo a esos enormes cines que existían en las colonias populares y pudientes de cualquier ciudad del país, e incluso del mundo.

Me parece importante que este trabajo se conozca, porque rescata esa experiencia social que era ir al cine, pero no viéndolo no como un espacio de apreciación cinematográfica, sino como un espacio social de articulación colectiva.

Antes, ir al cine era una experiencia única, donde la gente disfrutaba ir con la demás gente a ver películas. Ahora van sólo a consumir cosas, sin fijarse en los demás e incluso, no recuerdan qué película fue la que vieron, pues se cierran en su mundo y no permiten que nada, ni nadie los distraiga. Y todo tiene que ver con los cines que existen hoy día, que son buenos, pero que rompieron con esa tradición”, precisó Isaac García Venegas.

De igual manera, dijo que observar un trabajo como Close Up. Memoria del Cine Corregidora ayudarán a los espectadores a entender ese proceso de transformación de las salas de cine, y que incluso la gente adulta mayor se atreva a explorarlos y conocer esa nueva experiencia, pues hay gente que con la desaparición de las grandes salas, dejaron de ir al cine.

Aunque las salas anteriores, como el Cine Corregidora, ponían mayor énfasis en el espectador y no en la filmografía, lo cual es muy novedoso para historiadores urbanos de zonas populares. En cada uno de esos cines hay muchas historias que contar.

De hecho, el documental contribuye a esa parte, sin menospreciar el arte cinematográfico. Lo que se intenta es recuperar la memoria colectiva y de ahí mi interés de presentarlo en festivales y muestras, y crear un debate, y de esta manera buscar y encontrar al espectador en busca de ese tipo de experiencias”.

Sobre su presencia en festivales y muestras, García Venegas dijo que le interesa mostrar el potencial social y político que tiene el género del documental, “porque en el arte como se vive hoy día, lo que gana es su dimensión de mercancía y condenándolo al consumo mercantil inmediato”, concluyó.

Por: Sebastián Bracho