Cristian Lopez arranca de cero en México

0 Flares 0 Flares ×

Con naturalidad Cristian Lopez toma un cigarrillo. Es un hábito que ha desarrollado desde muy joven y le dota a su personalidad una quietud y un espíritu bohemio. Desde su nacimiento supo que su camino era la música. Asegura que nació cantando. El arte forma parte de su vida, le gusta la fotografía, poco a poco cada una de sus habilidades le han servido para forjarse una trayectoria en la que amigos y colaboradores se han sumado.

Ahora, instalado desde hace unos meses en la Ciudad de México proveniente de Buenos Aires, Argentina, desea proyectar ese talento nato a partir de un nuevo comienzo, como quien toma un respiro para impulsarse ante la presencia de un nuevo reto, el de llamar la atención de un público distinto, en un lugar donde parece las reglas del espectáculo también son diferentes. Eso a Cristian Lopez le indica únicamente que debe adaptarse, evolucionar y poner manos a la obra.

A casi una década de la edición de su primer EP Fuego en el Sur (2008) lo recuerda como un proyecto alentador. En definitiva, le sirvió para cambiar sus perspectivas sobre el mundo artístico. Si bien, desde los doce años comenzó a tocar la guitarra, aunada a que inició una destacada formación musical, en sus clases de solfeo no le advirtieron sobre las adversidades económicas que debía pasar para forjarse incluso como ser humano.

Eso nunca lo detuvo. En entrevista, Cristian comentó que durante la gestación de ese primer material discográfico estuvo “en una situación de mucha bohemia, viajaba. A veces me la pasaba encerrado, componiendo, buscando la canción perfecta”. Reveló que hasta el momento posee más de 80 canciones originales producto de esa búsqueda, muchas de las cuales ya registradas. “Podría vivir sin componer más nada en toda mi vida”, bromea.

Relata que dos personas abonaron en sus comienzos para convertirse en un artista profesional. Mario Siperman y Daniel Lozano, integrantes de la banda argentina Los Fabulosos Cadillacs, lo ayudaron a producir Fuego en el Sur. “No es lo mismo tocar en bares. Elegimos juntos cuatro canciones que me llevaron a estar en medio de los Grammys. Creo que jugué bastante bien la pelota, quedo un disco muy bueno. Me parece que es una primer muestra de que podía profesionalizarme que es el miedo más común”, apuntó.

Nunca dejé que me tocarán ni un acorde ni una palabra de lo que yo hago, salvo que sea una sugerencia de un productor que realmente aporte, ya que si lo eliges o te elije debes hacer caso”, mencionó.

Luego con Tiene que ser así, lanzado en 2013, reúne gran parte de los estilos musicales por los cuales se mueve el cantautor. “Es como montar una paleta de colores y formas, un tipo de cuadro plástico. Uso lápices de colores, puede ser de carácter abstracto, imprimiéndole sentido, junto con Alejandro Pugliese lo armamos, en total quedaron doce temas”, indicó.

Su segundo álbum puede entenderse como un libro. “Elige tu propia aventura”, incita Cristian, quien se percibe desde varias personalidades, “puedo ser de mil formas. Con el hice lo que quería, pues el primero tenía un fin promocional y este no tiene ninguna intención comercial”, afirmó.

Su sonido fresco, romántico es característico Ella es proviene de la definición amor evocada por Silvio Rodríguez. “La verdad es que no me encasilló en un género, eso se terminó hace años. No digo que este bien o mal, la música es libertad”, subrayó.

Producido por Walter Piancioli, voz, tecladista, guitarrista y productor de la banda argentina Los Tipitos presenta un nuevo single. Se trata de la antesala que Cristian da a conocer con el objetivo de anunciar su tercer disco. Esta vez de la mano de destacados músicos y artistas argentinos.

La canción Me decías fue lanzada junto a un videoclip en 4K, disponible en Vevo. Además, anunció que sus discos se pueden escuchar y adquirir en Spotify y en las principales plataformas streaming del mundo. A través de Casete Agricultura Musical se acaban de relanzar todas sus obras en nuestro país.

Así, está dando sus primeros pasos en esta tierra, que lo supo acobijar ante la decisión de abandonar su país con la firme intención de escribir nuevas historias que ya resuenan en su guitarra.

Por: Nadia Galaviz