Cortos documentales exaltan la identidad y pertenencia de Guanajuato

julio 27, 2015

Fernando Díaz, enviado.-

GUANAJUATO, Guanajuato | Seis cortometrajes documentales en los que seis grupos de jóvenes muestran sus inquietudes, intereses y expectativas en temas diversos como la familia, su entorno y los personajes de su comunidad, fueron presentados por sexto año consecutivo en el concurso Identidad y Pertenencia del décimo octavo Festival Internacional de Cine Guanajuato.

Los proyectos, seleccionados previamente mediante una convocatoria, fueron desarrollados a lo largo de seis meses, periodo en el que sus participantes recibieron talleres y asesoría en temas como argumento, estructura, financiamiento, producción, fotografía, sonido, edición y postproducción.

La exhibición de filmes, realizada en el auditorio de la Universidad de Guanajuato, inició con “Sin polvo”, dirigido por Lilia Ferrel, quien muestra la historia de Roberto, un hombre que pese a sus múltiples conflictos personales encontró en la risa y el humor una forma de encontrar la felicidad, pues interpreta al payaso “Chapetín”.

En “El Guardián” —premiado con el tercer lugar—, Ana Gaspar retrata el Valle de Santiago, considerado el lugar electromagnético más poderoso de la Tierra. De acuerdo con una leyenda hace varios millones de años una nave alienígena aterrizó en esa zona; al partir dejó impresos en el suelo cráteres que replican la Osa Mayor y protegen a Guanajuato de cualquier catástrofe.

Este trabajo intenta mostrar una parte de la historia tan singular que tiene mi estado, así como su belleza natural, que en ocasiones no suele ser del todo conocida por las personas”, refirió su directora.

Por su parte, en “Guantes y navajas”, Uriel de Jesús Juárez y su equipo hacen una analogía entre el box y las peleas de gallos, teniendo como protagonistas al joven entrenador Óscar Aranda y al veinteañero pero experimentado pugilista Giovanni, un mexicano que tras vivir en Estados Unidos llegó a Guanajuato para cumplir el sueño de ser boxeador.

Se trata de un filme que nació en un momento muy importante para mostrar que la vida es como el box: si un golpe nos derriba hay que levantarnos para seguir luchando, salir adelante y triunfar”, refirió Juárez.

En tanto, el trabajo artesanal de la familia Flores Cuéllar, que se dedica a la fabricación de cirios y velas decorativas para la festividad de Corpus Cristi, en la localidad guanajuatense de Cortázar, es retratada en “Trayecto de las luces”, cortometraje dirigido por Édgar Gutiérrez.

De acuerdo con el realizador, el corto es un homenaje al patriarca de la familia, quien falleció sorpresivamente durante la filmación. “También hemos querido documentar las tradiciones que se han ido perdiendo en esta comunidad, y el cine es una buena forma para rescatarlas y mostrarlas al público”.

En “Bajo las brasas” —se llevó el segundo lugar—, Verónica López documenta la historia de Reyna Chía Chía, una joven que nació en la comunidad rural El Laurel, donde las personas no tienen posibilidades de estudiar; y debió mudarse a la ciudad de León para ingresar a la universidad, con el propósito de ser una mujer profesionista.

También fue exhibido “La música en un rincón”, de Luis Ángel Saldaña, que con el primer lugar de la competencia muestra cómo 85 por ciento de los hombres que habitan en la comunidad Rincón de Parangueo, han tocado desde niños un instrumento de viento y forman parte de algún grupo musical que toca banda.

Relacionados