Festival de Cine para Niños

Concluyen proyecciones del Stratford Festival en el Auditorio Nacional

agosto 15, 2016

Por: Redacción

Sebastián Bracho.-

Para cerrar el ciclo de proyecciones de obras del Stratford Festival en el Lunario, como parte de la celebración de los 400 años de la muerte de William Shakespeare, el 14 y 15 de agosto pudo verse en las pantallas del foro alterno del Auditorio Nacional la proyección de “La fierecilla domada”, dirigida por Chris Abraham, con las actuaciones de Deborah Hay como la indomable ‘Catalina’ y Ben Carlson en el papel de su persistente pretendiente ‘Petruchio’.

En esta época en que lo políticamente correcto se ejerce como herramienta de censura y condena a las obras artísticas del pasado, la proyección de “La fierecilla domada” fue oportuna, pues se trata de una obra que durante más de cuatro siglos ha sido representada en escenarios de todo el mundo y que, apegada al texto de Shakespeare, necesita ser ubicada en su tiempo para ser comprendida y apreciada.

Para Chris Abraham, director escénico de la obra, en “La fierecilla domada” el amor sigue siendo el tema principal, pero no aparece en la forma que nos gusta verlo: “En realidad, en la época de Shakespeare el matrimonio era un concepto en movimiento, estaba teniendo cambios profundos y fue igualmente objeto de fuerzas históricas progresivas y regresivas“.

Como resultado, según el director escénico, “La fierecilla domada” expresa opiniones aparentemente contradictorias: “Para mí, estas contradicciones dejan espacio a la ambigüedad, al juego y a un gran teatro. Me gusta ver a la obra como un engaño, una estafa, un juego que se juega entre sus personajes y con el público. No es lo que parece. Está poblada con personajes que también aparentan ser“.

Straford 2

Escrita entre 1593 y 1594, representada en 1594 y publicada por primera vez en el folio de las obras completas en 1623, “La fierecilla domada” (The Taming of the Shrew) inicia con una historia que al paso de los minutos se diluye y extrañamente queda en el olvido.

Un calderero ebrio llamado ‘Christopher Sly’ es atendido por un señor que vuelve de una cacería. El hombre es llevado al castillo y allí es blanco de una broma: cuando despierta, quienes le rodean lo tratan como si fuese un noble que después de largo tiempo ha recobrado la razón. ‘Sly’ es entonces obligado a ver un drama representado especialmente para él por una compañía de faranduleros, que es precisamente “La fierecilla domada”.

En la trama, ‘Gremio’ y ‘Hortensio’ cortejan a ‘Blanca’, hija menor de un acaudalado viudo, pero éste ha decidido que la joven se casará sólo cuando su hija mayor, la arisca ‘Catalina’, haya encontrado marido. Los pretendientes de ‘Blanca’ se reúnen y buscan a un hombre con el carácter adecuado para comprometerlo con ‘Catalina’, quien es capaz de ahuyentar con sus malos modos a cuanto pretendiente se le presente.

Así, deciden que sea ‘Petruchio’, inteligente e imperturbable caballero de la corte de ‘Verona’, quien intente seducir a ‘Catalina’ y lo hace fingiendo que la encuentra dulce y gentil mientras peores tratos recibe de ella. Con paciencia consigue llevarla al altar, pero tanto en la ceremonia nupcial como en otros momentos somete a su esposa a humillaciones y desaires. Al final, su estrategia de aplicar a ‘Catalina’ el mismo trato que ella da a quienes la rodean, surte efecto.

El ciclo de proyecciones “Stratford Festival presenta” permitió al espectador un acercamiento a las obras que no tendría ni en la primera fila de la puesta en escena en vivo, ya que cuenta con 10 cámaras de alta definición, mientras que el sonido es registrado con una consola de 128 canales. Desde hace 60 años este suceso escénico es uno de los encuentros artísticos más destacados de Canadá.

Fotografías: Cortesía Auditorio Nacional

Relacionados

Festival de Cine para Niños