Comedia romántica en el cine: Placer culposo de muchos espectadores

mayo 24, 2016

Diana Ruiz.-

Las convenciones y exponentes más notables de películas realizadas en el género de comedia romántica, como la típica pareja que se enamora entre situaciones de enredo, luego rompe dramáticamente y al final vive feliz en un reencuentro amoroso, suelen ser el placer culposo de la mayoría de los espectadores.

A esta conclusión llegó el investigador Carlos Andrés Mendiola Hernández durante la charla “La comedia romántica a la mexicana”, realizada en la Cineteca Nacional y en la que analizó algunas de las cintas de mayor consumo en México, como “A la mala” y “¿Qué culpa tiene el niño?”, esta última actualmente en cartelera.

Además de señalar los movimientos que caracterizan la estructura narrativa de la comedia romántica, desde el primer encuentro de la pareja protagónica hasta su feliz resolución en matrimonio, clasificó las propuestas mexicanas en cuatro tipos: el screwball, la sexicomedia, la comedia romántica radical y la neo tradicional.

Un ejemplo de screwball en México es ‘Escuela de vagabundos’, que incluyó personajes cuya normalidad en cuanto a estatus social o situación económica se invierte o subvierte para propiciar un contraste en la pareja protagónica”, precisó Mendiola Hernández.

El doctor en Creación y Teorías de la Cultura agregó que durante la década del 70, las sexicomedias repitieron la estructura de muchas películas de comedia romántica producidas durante la Época de Oro, catalogadas como screwball pero con un agregado que las hizo populares: el humor ácido y el uso predominante del doble sentido en sus diálogos.

Esto les dio una impresión transgresora y apegada a la revolución sexual de la época. Sin embargo, el género nunca se separó de la cerrada moralidad mexicana en cuestiones referentes al matrimonio o la familia”.

El también director académico del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), explicó que el subgénero transgresor por su contenido reflexivo e inusual fue la comedia romántica radical. Y puso como ejemplo la cinta Annie Hall (1977), dirigida por Woody Allen.

En el caso de México, agregó, el equivalente en esa clasificación es “Sólo con tu pareja” (1991), de Alfonso Cuarón. “Este tipo de películas promovía cuestionamientos sobre la naturaleza del sexo y del amor y presentaba enamorados que no necesariamente eran ideales, o que no formarían una pareja que durara para siempre”, detalló.

Por último, el conferencista reconoció un resurgimiento de las representaciones de la comedia romántica clásica en lo que él llama comedia romántica neo tradicional. Tal es el caso de los filmes “No eres tú, soy yo” (2010) de Alejandro Springall; “Me late chocolate” (2013) de Joaquín Bissner; y “Cásese quien pueda” (2014) de Marco Polo Constandse.

Se trata de producciones que apelan a la nostalgia del romance cinematográfico más convencional, y se reincorporan a una tradición alejada de la autorreflexión y la proposición de nuevos modelos sociales”, finalizó.

Relacionados