Columnista Invitado: Mujeres del cine que han pateado traseros masculinos

0 Flares 0 Flares ×

Desde hace unas semanas Hollywood anda revolucionado. La llegada de “Wonder Woman” les ha dado la vuelta a la cabeza a los productores viejunos que pensaban que poner a una mujer a repartir mamporros no era una buena idea.

La “Diana Prince” de Gal Gadot les ha demostrado que estaban muy equivocados. Ella carga la película en sus hombros, es la protagonista absoluta y además ella sola se sobra y se basta para patearle el culo a todos los malos de la película. Una mujer fuerte, independiente y guerrera que quiere sentar un precedente.

La tarea ahora es que este hito no quede en el olvido, porque “Wonder Woman” no fue la primera, antes que ella hubo otras mujeres en el cine que demostraron que eso del sexo débil sólo es un tópico machista. Estos son los personajes femeninos que seguro que encantarían a la superheroína.

PRINCESA LEIA.- La película en la que nadie creía y que se convirtió en una leyenda del cine, tenía también en su interior uno de los personajes femeninos más fuertes vistos en el cine. “Leia Organa” demostró que las princesas no eran exclusividad de Disney, y que no hacía falta que nadie las salvara, que ellas solitas podían empuñar una pistola y cargarse a diez soldados imperiales. Su fuerza y decisión la convirtieron en un icono cinematográfico y en el personaje que todas las niñas querían ser.

TENIENTE RIPLEY.- En 1979 Ridley Scott creaba una película de terror en el espacio, y si las sagas como “Halloween” tenían a su ‘reina del grito’, el director hizo lo mismo. La diferencia es que su protagonista tenía cargo militar, teniente, y no sólo corría detrás de una criatura de otro planeta, sino que además empuñaba un rifle del tamaño de un jamón ibérico y perseguía al xenomorfo.

Por si fuera poco la “Teniente Ripley” que Sigourney Weaver convirtió en mito, se enfrentó a la criaturita hasta cuatro veces. Sólo ella podía vencerla. “Ellen Ripley” valía por 100 soldados y su herencia en el cine de acción posterior es incuestionable.

SARAH CONNOR.- Imaginen que viene un cyborg del futuro que quiere matarte por ser la madre del futuro líder de la resistencia en una guerra contra las máquinas. Un papelón ante el que casi todos no sabríamos actuar. Pero “Sarah Connor” era de otra pasta. James Cameron creo una protagonista fuerte que hacía todo por sobrevivir. Si en la primera parte ya era una luchadora, en la segunda entrega se multiplicó por cien y su heroína estaba ya preparada para la llegada de cualquier robot asesino.

Armada hasta los dientes, musculada como la que más, y más valiente que cualquier cyborg del futuro, así era el personaje al que dio vida una Linda Hamilton perfecta para el papel. Ni un androide de cristal líquido pudo con ella.

THELMA Y LOUISE.- Ellas tenían que estar aquí. Es cierto que no se enfrentaron a robots asesinos, ni a alienígenas, ni a un imperio futurista. Lo suyo fue más difícil, se enfrentaron al sistema, y a un Brad Pitt al que le patearon el trasero.

Estas mujeres enseñaron al mundo que los principios, la amistad y la independencia no se compran con dinero. Y que hay que tener muchas narices para acabar tirándose por un barranco para evitar que la policía te pille. Otro clásico de Ridley Scott con dos de los mejores personajes femeninos de la historia del cine.

TRINITY.- Cuando “Neo” llegó a “Matrix” era un mindundi. No sabía kárate ni manejar un helicóptero ni esquivar balas como si nada. Tuvo que venir ella a enseñarle. Esa “Trinity” que desafiaba las leyes físicas, se elevaba sobre el suelo y se partía la cara con decenas de hombres. Todo ello enfundada en unos pantalones de cuero (nada de faldas para pelear) y sin que se le moviera un pelo ni se le cayeran las gafas de sol.

BEATRIX KIDDO.- ¿Cómo no iba a estar la mamba negra en esta lista? Quentin Tarantino volcó toda su pasión por las mujeres, por el anime y por Uma Thurman en un personaje que hizo historia. Todo en ella es icónico. Su mono amarillo, su katana, sus frases… “Beatrix Kiddo” es uno de los personajes más fuertes de la historia del cine. Una madre coraje que era capaz de exterminar sin piedad a los 88 maníacos y hasta de escapar de una tumba bajo tierra.

Por si fuera poco, en las dos entregas de “Kill Bill” hubo más villanas que villanos: “O-Ren Ishii”, “Vernita Green” y “Elle Driver” se unieron a esas heroínas de Tarantino que sobreviven a palos en un mundo de hombres.

Fuente: El Español

Por: Javier Zurro.