El Breve Espacio: Verónica Castro superó nuestras expectativas

Mario de la Reguera.-

La reaparición teatral del año se hizo realidad con el estreno oficial de “Aplauso”, donde Verónica Castro vuelve al mundo de las tablas, luego de diez años de ausencia,  de la mano de la familia Sánchez Navarro-Salinas, encabezada por su matriarca, la legendaria productora Fela Fábregas, en el Teatro San Rafael, el foro más exclusivo del Centro Teatral “Manolo Fábregas”…

Si me preguntan cómo está la Reina de las Telenovelas le diré que deliciosa y también que superó mis expectativas, ya que estar al lado de dos reinas de la comedia musical -como son Natalia Sosa y Olivia Bucio– no es tarea fácil…Sin embargo, su simpatía, ángel y belleza se imponen, ante la cara de ¿what? de quienes dudaban de ella…No es la gran voz, pero está entonadita…Tampoco es una bailarina consumada, pero sus pasos los hace con gracia…Y como actriz no tiene el menor pero, aunque a veces le sale lo ñerita de “Los ricos también lloran”…

Para la Vero, interpretar a ‘Margo Chaning’ lo considera el mayor reto de su trayectoria artística…Basada en la sólida historia del filme “La Malvada” y de la obra de Mary Orr, “Apaluso” llega a México de la adaptación para teatro que fue acreedora a los Tonys -la máxima presea teatral estadounidense- al mejor musical y mejor actriz de Broadway para Lauren Bacall.

Antes de comenzar la función, la algarabía y las caras conocidas reinaban por doquier… Nuestra admirada Kena Moreno y su Joe Fletcher del alma fueron los primeros en ocupar sus lugares, mientras Mónica Marbán lanzaba miradas que matan a Alejandro Gertz Manero…No es para menos, ya que fue el culpable de que su jefa Silvia Pinal estuviera a salto de mata más de un año e hiciera graciosa huida al extranjero…Roberto y Mitzuko, por su parte, acompañados de su nuera Martha Elena Guillén, llegaron partiendo plaza con la elegancia que les caracteriza…Jacqueline Andere, para variar, fue considerada la más catrina de la noche, con un vaporoso traje negro  -made in Eugenio Alzás– su diseñador de cabecera…

En el rubro de elegancia, Norma Lazareno y Pablo Ferré tampoco se quedaron atrás…Enrique Guzmán resultó la personalidad buscada por el público…¡Todos se querían fotografiar con el Rey del Rock en Español!, después de su prolongada hospitalización…Lourdes Munguía fue la Mujer de Rojo, en tanto que Laura León y Aída Pierce  fueron las únicas ensombreradas…

Julissa, que siempre nos confundía con el inolvidable colega Mauricio Peña, en esta ocasión, nosotros la confundimos con Ofelia MedinaCarlos Bracho apareció sin perro que le ladrara…Tuvo como vecinos de butaca a Otto Sirgo y su eternamente bella esposa Maleni Morales

Tina Galindo seguía cosechando felicitaciones porque un día antes celebró su día de días…Llegó con las manos vacías, pero se fue cargando un presente que le hizo llegar la publirrelacionista Danna VázquezFabián Lavalle y Ana María Alvarado confirmaron estar a partir de un piñón, en tanto que a Susana Moscatel le costó trabajo intercambiar un simple hola con Verónica Gallardo, quien, por cierto, hizo graciosa huida con su marido Bob antes del intermedio…

Magda Rodríguez y su hermana armaron chorcha con Enrique Castillo-Pesado, mientras que los publirrelacionistas Tere Ocampo y Memo Pineda estuvieron instalados en la nostalgia recordando su niñez en su natal Coatzacoalcos…Y si la Mungía fue la Mujer de Rojo, Aylin Mújica apareció toda de blanco…

Otro saludo desangelado fue el que sostuvieron los productores Jorge Ortiz de Pinedo y Claudio Carrera…Al estar tecleando estas líneas nos preguntamos ¿con quién llegó Rebecca Jones?…Gerardo Quiroz ocupó butaca de primera fila, igual que Manuel Landeta…Dos productores que tampoco fallaron: Juan Torres y Alejandro Gou…Al ver tan solo al ya mencionado señor Bracho, pensamos que se hubiera puesto de acuerdo con Laura Zapata para llegar acompañados…Viéndolo bien, harían una agradable pareja…

Más nombres: Patricia Reyes Spíndola, Mauricio Herrera, Yolanda Ciani, César Bono, Raquel Pankowsky, Carlos Ignacio, Lupita Sandoval, Moisés Suárez, Lucy Orozco, Héctor Carrillo, Mónica Sánchez Navarro y René Cervantes, acompañado de sus sobrinas.

La tercera llamada se prolongó más que lo debido porque dos de los invitados especiales de Verónica no ocupaban sus respectivos asientos: ¡Manuel Loco Valdés y Cristian Castro!… Padre e hijo se sentaron juntos, aunque el primero se retiró en pleno intermedio, y el segundo la vio embelesado, sin pestañear…

Efectivamente, el intérprete de “Azul” veía a su mamá con el mismo semblante con el que, seguramente, Juan Diego miró a la Virgen de Guadalupe cuando se le apareció en el cerro del Tepeyac…Cristian, además, fue el primero en pararse de su butaca para ovacionar a la autora de sus días…

El vestuario de la Vero es otra de los motivos para admirarla, ya que, verdaderamente, luce deslumbrante…El último, el blanco, cuajado de piedras de swarosky, seguramente, made in Mitzy, fuera de serie…Verónica es arropada por dos actores veracruzanos, ambos oriundos de San Andrés Tuxtlta: Natalia Sosa y Eugenio Montessoro, cuyas estupendas actuaciones no tienen el menor pero…Luis Gatica no canta, pero su papel nos recordó al de Carlos López Moctezuma en la película “La estrella vacía”…

Olivia Bucio y Lenny Zundel conforman el matrimonio ‘Richards’, en tanto que Christian Uribe es ‘Danny’ y Gloria Toba encarna a ‘Bonnie’…Lo mejor de este musical es la coreografía a cargo de Oscar Carapia, mientras que a la dirección de Alejandro Orive le hace falta un buen ajuste…La dirección musical es de Isaac Saúl, el vestuario lo realizó Emilio Rebollar, la escenografía es de Oscar Acosta e Isaías Jáuregui tuvo a su cargo el diseño de audio…

Marco Villafán es el culpable de la traducción, adaptación y letras en español…El productor ejecutivo es Manolo Sánchez Navarro, cuya elegancia nos apantalló porque lució un traje que lo hizo el catrín por excelencia de tan esperado estreno…Y, por si fuera poco, Virginia Sánchez Navarro tradujo el texto al español…¡Ah!, el final para mi gusto, debería ser el mismo que el de la película y el musical: cuando ‘Eva Harrington’ ya convertida en la gran estrella de Broadway, toca su puerta una chica que quiere ser su asistente, como ella lo fue de ‘Margo’ y cuando se queda sola frente al espejo se pone por encima el vestido de su flamante patrona, toma en sus manos la presea teatral que acaba de ganar y se ve en el espejo imaginando que se convertirá en la máxima figura teatral de Nueva York.

Post relacionados

Ray Zubiri