Soundtrack: Garbage Pail Kids

0 Flares 0 Flares ×

A finales de los años 80, cuando cursaba el segundo año de secundaria, una compañera en varias ocasiones me comentó que su hermano mayor poseía una copia de una supuesta película de acción real de ‘los garbage’, aquellos personajes que le daban vida a una colección de estampas –más tarde, la globalización nos acostumbraría a llamarlas por su nombre genérico original: “Trading Cards”- que algunos entes enfermos -y otros menos, aunque muy gandallas-, coleccionábamos con verdadero interés por lo grotesco pues -aparte del verdadero gusto por estos temas, por supuesto-, era un real aliciente poseer algo censurado absolutamente por toda institución adulta.

Como recordarán algunos lectores que fueron niños o padres por aquellas épocas, los mentados ‘garbage’ eran las versiones bizarro de los ‘niños del reino de la col’; es decir, en lugar de parecer niños buenos y promover mensajes bellos e inocentes, se trataba de una serie de estampas o tarjetas que contenían retratos de estos ‘niños’ promulgando toda clase de mensajes inhumanos y para nada políticamente correctos, además de que el mismo físico de cada uno dictaba su característica psicológica o actitud: había una de estas criaturas cuyo retrato copiaba la técnica y el mismo autorretrato de Vincent Van Gogh y en el cual se le veía, incluso, sosteniendo en una mano la oreja y en la otra las tijeras con las cuales se la cortó.

Es así que no extraña que la venta e importación de esta estampas -editadas por la célebre compañía Topps-, haya sido prohibidísimas a gran escala, provocando pronto la edición de copias piratas –por supuesto, con mucha menos calidad de impresión- que hizo felices a muchos niños y pubertos de gustos contrahechos y bajo presupuesto, como quien escribe estas líneas.

Pues bien, es bajo esas circunstancias que el comentario de aquella compañera me significó como el mismo Santo Grial: lo más grande que mi deseo e imaginación pudiera desear pero, prácticamente inaccesible e inconcebible. Y fue de esa forma que mi incredulidad creció a cada golpe de comentario –sobre todo porque ella sabía de mi gusto por las películas de terror y fantásticas en general-, cuanto más se hacía presente su negativa a mi solicitud de préstamo del original o simplemente de una copia.

Lo único que me hizo pensar sobre la posible existencia del filme fue que, aunque no se trataba de una chica exactamente bella, sí era una de las mujeres deseadas de la escuela, simplemente porque era rubia. Y de esa forma fue que durante varios años creí que aquello de la película no era más que una patraña.

Algunos años después me encontré con que la realidad era otra. La mención en revistas especializadas –sobre todo Fangoria- me demostró que mi compañera no tenía nada de chismosa y, en cambio, yo sí mucho de incrédulo.

Después, pude conseguirme una copia pirata de “The Borrower”, el segundo filme del célebre John McNaughton (“Henry: Portrait of a Serial Killer”), y en ésta se presenta una secuencia en la que en un televisor vemos que se transmite la mencionada película ‘maldita’. ¡Ya no había duda alguna! La película de ‘los garbage’ o “The Garbage Pail Kids Movie” existía, aunque quién sabe dónde.

Y aunque en Estados Unidos desde hace algunos años deambulaban algunos ‘bootlegs’ de la mentada cinta, fue hasta hace algunos meses que la película se editó de manera oficial bajo el sello de Metro Goldwyn Mayer para así, finalmente, poder tenerla entre mis manos.

La portada de esta edición muestra un bote de basura entreabierto, el cual despide una luz de un verdoso tóxico y del cual reptan unas manos pequeñas regordetas...la información necesaria para provocar el suficiente interés.

Dirigida en 1987 por Rodney Amateau, este filme escrito por él mismo y Linda Palmer no pasa de ser una decepción absoluta. Un horror descubrirlo, de verdad.

Sí, si aquellos que conocen a los personajes y que consideraban podía resultar interesante un filme en el que enanos cabezones vomitaran, embarraran mocos, se orinaran y tuvieran un aliento del demonio, temo decirles que ni con eso la película es rescatable y que no se acerca ni tantito a lo sugerido por las famosas ‘estampitas’.

Garbage Pail Kids

En apariencia, los ‘garbage’ o ‘basuritas’ –como reza la traducción, en serio- vienen de un planeta distante –al comienzo de la película vemos en el espacio orbitar un bote de basura que, entendemos, es el transporte de los ‘basuritas’-; por alguna razón éste cayó en manos de un anticuario con ínfulas de mago, y es en la tienda de éste donde un niñato insensato los deja libres cuando se defiende de unos gandallitas insufribles.

Es así que los ‘basurita’ se convierten en los amigos del escuincle odioso con ínfulas de galán y lo ayudan a conquistar a una jovenzuela igual de inaguantable quien, a su vez, lo utiliza para sus propios fines. Por supuesto que los ‘basurita’ le dan su merecido a la orgullosa mujerzuelita –porque no sólo se viste como tal, sino que casi la regentea un ganadillata que va que vuela pa’ padrotillo- y crean algo de caos durante el transcurso de la película, pero eso no logra nada por la autenticidad de estos personajes que, incluso, interpretan una canción en la que abogan por el trabajo en equipo. ¡El horror! ¡el horror!

Digo, porque si nos hablan de una película que adapte el universo ‘garbage’, lo único que podemos imaginar son cochinadas y actos impuros y sacrílegos de parte de unos monigotes con apariencia de niños contrahechos.

Nada del humor negro y bizarro con el que artistas como Art Spielgeman (‘Maus’), James Warhola y Jay Lynch (quienes trabajaron todo el concepto) inyectaron a la serie original de ‘tarjetas’ se reflejó en este aberrante filme que, igual y para los espectadores de gustos más extraños, puede resultar bueno o interesante debido a lo chafa y malhecho que está.

Como dato rescatable queda ahí la traducción de los nombres de los ‘basuritas’, quedando así Valeri Vomit como ‘Evelin Munda’, Windy Winston como ‘Néstor P. Dero’, Foul Phil como ‘Fredi Ondo’, Nat Nerd como ‘Andrés Pinilla’, Ali Gator como ‘Nico Codrilo’, Greaser Greg como ‘Sandro Malandro’ y Messy Tessie como ‘Inés Tornudo’.

Sin duda, este filme no vale la pena. Pero alguien que conozca a “The Garbage Pailkids” difícilmente podrá evitar esa necesidad morbosa de ver el filme si se lo encuentra enfrente.

Por: Mauricio Matamoros.