Close Up: Michelle Pfeiffer

0 Flares 0 Flares ×

Adelaido Martínez.-

Ella es una sobreviviente al Hollywood de los excesos, una mujer que ha interpretado todo tipo de personajes y cuyos años de gloria seguramente no volverán, pero sigue en activo demostrando por qué es una de las mejores actrices estadounidenses.  Con ustedes… Michelle Pfeiffer.

Nació en el condado de Santa Ana, California, el 29 de abril de 1958; tiene ascendencia holandesa, alemana, sueca, suiza e irlandesa. Alguna declaró que durante su etapa escolar siempre se comportaba como un chico, y por eso no congeniaba con la gente del sexo opuesto.

Comenzó a trabajar limpiando el aire acondicionado que arreglaba su padre. Pero cuando tenía 12 años, entró a Disneyland a trabajar en la variedad de “Alicia en el País de las Maravillas”, la cual protagonizaba. Más tarde participó en un concurso de belleza que ganó, y donde se presentó un cazatalentos que le ofreció sus servicios para trabajar de modelo en algunos comerciales.

Sin embargo, este hombre enfocó la carrera de Michelle en la actuación, participando en series de la década como “Patrulla Motorizada”, “Delta House” y “La isla de la fantasía”, así como en algunas películas que no trascendieron.

En 1982 encontró su primera oportunidad real en la pantalla grande al protagonizar “Vaselina 2”, al lado de Maxwell Caufield, pero resultó ser un fracaso en taquilla, aunque a ella le sirvió para ser reconocida como actriz debutante.

De hecho pasó más de un año hasta que Brian de Palma le solicitó una audición. Finalmente, Michelle consiguió el papel de la esposa de “Tony Montana” (Al Pacino) en “Cara Cortada”. Tras esta cinta los directores sólo le ofrecían papeles de mujer calculadora, pero eligió estelarizar “El hechizo de Aquila” (1985), al lado de Matthew Broderick.

Pero sin duda alguna, la cinta que la convirtió en estrella fue el clásico de los años 80 “Las brujas de Eastwick”, donde compartió pantalla con Cher, Susan Sarandon y Jack Nicholson.

En 1988 llegaría “Relaciones peligrosas”, haciéndose acompañar de Glenn Close y Jonh Malkovich, así como otros que apenas estaban comenzando su carrera, como Uma Thurman y Keanu Reeves. Esa fue la primera vez que resultó nominada al Oscar como Mejor Actriz de Reparto. No ganó, pero obtuvo reconocimiento del público y la crítica.

Tras esta gran experiencia en su carrera, vinieron otros trabajos como “Los fabulosos Baker Boys” (1989), “La casa Rusia” (1990) —nada menos que con Sean Connery— y “Frankie y Johnny” (1991), en la que volvió a hacer pareja con Al Pacino.

1992 fue otro año parteaguas en su carrera, pues tuvo un nuevo vuelco favorable. Aceptó interpretar a “Gatúbela” en “Batman regresa”, teniendo como compañeros a Michael Keaton (“Batman”) y Danny DeVito (“El Pingüino”). La crítica adoró su actuación e incluso, se convirtió en la actriz mejor pagada del mundo junto con Julia Roberts.

En 1997 fungió como productora de la cinta “Más allá del destino”, donde tuvo un duelo de actuaciones con Jessica Lange. Tras participar en el doblaje del filme animado “El príncipe de Egipto (1998), Pfeiffer atravesó por una racha al participar en películas que no fueron del todo éxitos contundentes, como la adaptación fílmica del clásico de Shakespeare “Sueño de una noche de verano”.

Sin embargo, con la llegada del nuevo siglo su carrera volvió a tomar fuerza gracias a “Yo soy Sam” (2001). Un año después se le vio en “La flor del mal” (2002), al lado de Renée Zellweger, Robin Wright-Penn y Allison Lohman, y se retiró temporalmente para dedicarse a su familia.

En 2007 tuvo un regreso triunfal en la cinta musical “Hairspray”, con un elenco que incluyó a John Travolta, Zac Effron y Queen Latifah. Ese mismo año, filmó “Nunca podría ser tuya”, al lado de Paul Rudd; y junto a Robert de Niro, Sienna Miller e Ian McKellen, participó en la cinta de corte fantástico “Stardust: El Misterio de la Estrella”.

Pero como suele suceder, a lo largo de su carrera ha rechazado papeles que pudieron haber subido aún más sus bonos en Hollywood. Entre las cintas en las que se negó a actuar se encuentran “Mujer Bonita”, “El silencio de los inocentes”, “Ghost: La sombra del amor”, “Casino”, “Evita” (sí, la de Madonna), “Bajos Instintos” y “Mamma Mía”, sólo por mencionar algunas.

Michelle no ha sido una mujer de grandes escándalos amorosos, de hecho estuvo casada con Peter Horton, cuyo matrimonio duró siete años (1981-1988), y ha sostenido romances con gente como Michael Keaton, John Malkovich, Val Kilmer y Fisher Stevens, con quien vivió durante tres años.

En 1993 conoció al productor de televisión David E. Kelley, con quien tiene un hijo, John Henry; y hasta adoptó a una niña, Claudia Rose.

mayo 15, 2015

Etiquetas: ,

Post relacionados