Close Up: Bigas Luna

0 Flares 0 Flares ×

Adelaido Martínez.-

Es considerado uno de los mejores cineastas que España le ha dado al mundo, y además, piedra angular del cine erótico. Nos referimos a Bigas Luna, proveniente del interiorismo y del diseño industrial, pero que en el Séptimo Arte encontró una forma de vida muy interesante.

A dos años de su muerte, su trabajo en pantalla grande sigue siendo referente para las nuevas generaciones de cineastas, y también para el público, que ha encontrado en sus historias una forma particular de presentar la realidad.

Bigas Luna nació en Barcelona el 9 de marzo de 1946 y comenzó en el cine rodando en pequeños formatos a mediados de los 70, y de hecho, en 1976 filma su primera película, “Tatuaje”. Un año después filma “Historias impúdicas”, su introducción al erotismo en la pantalla grande y en el 78 consigue cierta notoriedad con “Bilbao”, seleccionada para el Festival de Cannes de ese año.

Sin embargo, sería hasta la década de los 90 cuando viviría su esplendor. Primero, con la laureada cinta “Las edades de Lulú”, protagonizada por Francesca Neri y uno de los primeros trabajos de Javier Bardem.

Pero no sería hasta 1992 cuando se conoció su trabajo más emblemático, la sensual (y sexual) “Jamón, Jamón”, donde además de Bardem, harían su aparición dos actores que con el tiempo se convertirían en grandes estrellas: Penélope Cruz y Jordi Mollá. Este trabajo le valió a Luna el León de Plata del Festival de Venecia como Mejor Director.

Bardem volvería a protagonizar otra cinta de Luna: “Huevos de oro” (1993), donde alternaría con Maribel Verdú, en una comedia de enredos que involucran un engaño, la construcción de un rascacielos y la ambición. También fue muy exitosa.

De ahí, vino la polémica y triunfadora “La teta y la luna” (1994), acerca de un niño de nueve años que quiere seguir amamantando los pechos de su madre. Fue la primera cinta en incluir la palabra “teta” sin ser pornográfica.

En 1996, se embarcaría en un proyecto ambicioso, “Bambola”, protagonizada por Jorge Perrugorría y Valeria Marini, acerca de un amor violento aderezado por un par de calzoncillos y otro de bragas. Sin embargo, la cinta no es bien recibida en diversos países a pesar de tener el sello indiscutible de este cineasta.

Las cosas se recompusieron en 1997, con la cinta “La camarera del Titanic”, acerca de un amor entre un estibador y una camarera del famoso transatlántico. Protagonizaron Aitana Sánchez Gijón y Olivier Martínez en una cinta que le trajo un poco del éxito perdido.

Su filmografía se complementa con cintas como “Volavérunt” (1999), “Son de mar” (2001), “Yo soy la Juani” (2006), que también tuvo reconocimiento internacional) y “Di Di Hollywood” (2010). Murió en Tarragona, un seis de abril de 2013, víctima del cáncer, y con un proyecto inconcluso: “Segon origen”, de tintes ecológicos y sexuales. Sin embargo, y como seguramente siempre se dirá cuando fallece un grande, su recuerdo quedará grabado en sus películas.

agosto 7, 2015

Etiquetas: ,

Post relacionados