Claudia Sainte-Luce y la paternidad distante en “La caja vacía”

0 Flares 0 Flares ×

Omar Villalpando.-

La joven cineasta mexicana Claudia Sainte-Luce, quien debutó en la escena fílmica con el multipremiado largometraje “Los insólitos peces gato” (2013), está de regreso en la escena cinematográfica.

Lo hace por partida doble en la cinta “La caja vacía”, que además de dirigir también protagoniza y que se estrena este viernes 10 de marzo en salas de cine en México, tras un exitoso recorrido por festivales internacionales. En esta historia nuevamente plasma vivencias personales: la relación con su padre, quien padece demencia vascular.

Yo no tenía ninguna relación con él, que es haitiano. De repente con esa enfermedad, que provoca lesiones en el cerebro por daño en los vasos sanguíneos, tuvimos que acercarnos. La historia va encaminada a cómo él va perdiendo la memoria y cómo gracias a su pérdida yo puedo encontrar un padre”, explicó.

Aunque en esta ocasión se sintió más relajada durante la producción de la cinta, calificó como esquizofrénico el haber tenido que dirigir y actuar al mismo tiempo, pues no encontró a la actriz adecuada para interpretar el personaje.

“La caja vacía” narra la historia de “Toussaint”, un haitiano de 60 años quien tiene que ir a vivir con su hija “Jazmín” a la Ciudad de México. Él no ha sido capaz de echar raíces en ningún lugar, no fue un padre amoroso y es un completo desconocido para ella.

A través de esta convivencia obligada, el protagonista arma el rompecabezas de su pasado con sus memorias restantes y su hija es capaz de perdonarlo para seguir con su propia vida.

Caja vacia 2

Actualmente Claudia Sainte-Luce trabaja en la producción de su tercer filme: “Instrucciones para una búsqueda”, en la que aborda un tema que la obsesiona: las personas desaparecidas.

Con esta historia traté de alejarme de una denuncia social al encontrar algo donde el espectador se fijara más en el personaje, una madre que pierde a su hijo”, refirió la realizadora.

De acuerdo con Sainte-Luce, la idea de que estudiar en una escuela de cine no garantiza una excelente formación. En su opinión, el éxito proviene de una película con alma y el deseo de una historia por contar.

Su impulso por hacer cine llegó tras viajar a la Ciudad de México (dejó la Universidad de Guadalajara, en la que estudiaba artes visuales) donde trabajó como asistente de dirección para películas, series y comerciales.

Un día conoció a la directora y escritora de cine Paula Markovitch, quien la invitó a su taller de guión. Fue en ese lugar en el que comenzó a escribir su primera historia para cine, titulada “Los insólitos peces gato”.

Post relacionados