Cineasta alemán retrata en documental supervivencia del ajolote mexicano

0 Flares 0 Flares ×

Omar Villalpando.-

Es una especie acuática con gran influencia en la cultura mexicana, y se encuentra en peligro crítico de extinción debido a su sobreexplotación (para alimento, medicina o como mascota) y a la contaminación de las aguas en las que vive.

Estos y otros aspectos sobre un anfibio tan fascinante como el ajolote son abordados por el cineasta alemán Alexander Hick en el documental “Atl Tlachinolli”, nombre que en náhuatl significa, contradictoriamente, “agua quemada”.

De acuerdo con el realizador, su interés por retratar en pantalla grande a este animal proviene de una anécdota cuando niño, pues perteneció a un grupo de boy scouts llamado “Los axolotes”, y además sabía que el anfibio nunca muere, pues al perder alguna de sus extremidades éstas se regeneran.

Años después, tras llegar a México, se sorprendió al ver en un laboratorio la curiosa imagen de un ajolote, lo que detonó en él las ganas de emprender una investigación sobre los orígenes milenarios del animal, así como los retos de supervivencia a los que se enfrenta.

Es un animal que vive en las aguas de Xochimilco, donde conocí a Roberto, un pescador que terminó por convertirse en metáfora de la historia del ajolote que cuento en el documental, pues ambos permanecen y se aferran a su espacio.

Ajolote documental 2

Roberto se apega a sus tradiciones y al oficio de la pesca, que ha ido desapareciendo en un lugar como la Ciudad de México”, refirió Alexander Hick.

Agregó que en Xochimilco tuvo la experiencia de navegar en sus aguas, donde casi ya no hay ajolotes. “Roberto me contaba que antes encontraba muchos cuando iba a pescar, pero desde hace algunos años hay cada vez menos. A lo largo de los ocho meses que estuve trabajando con él no encontraron ninguno”.

Hick aseguró que a través de su documental, el ajolote lleva a los espectadores a cuestionarse qué pasa cuando algo desaparece y deja una huella, o al menos un recuerdo de que alguna vez existió.

El documental se encamina a buscar personas e ideas perdurables que muestren un reflejo de la ausencia del animal. Su hábitat desaparece y queda el fuego, queda la llama, de ahí el título ‘Atl Tlachinolli’, que no tiene una relación directa con el ajolote pero expresa esta metáfora”, precisó el realizador.

El documental es una coproducción entre el Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC) y la Universidad de Televisión y Cine de Munich, gracias a un intercambio académico en el que Alexander permaneció un año en el programa de documentales del CCC, donde inició el desarrollo del filme.