Christopher Atkins rompió estereotipos del galán en Hollywood

0 Flares 0 Flares ×

Llegó y rompió con ciertos prototipos del galán juvenil en la cinematografía norteamericana impuestos desde mediados del setenta con su participación en La laguna azul, al lado de la sensual y adolescente Brooke Shields, provocando con esto una prometedora carrera fílmica y su ingreso como icono de la cultura gay de ese entonces. Sin embargo, este pronóstico no fue acertado en el aspecto profesional y Christopher Atkins fue condenado a una carrera de mediocridad que lo ubicó, solamente, como ‘el muchacho de esa película de Brooke’.

Nacido en Nueva York en 1961, Christopher consiguió esa gran oportunidad cuando audicionó, junto con otros cuatro mil jóvenes para obtener el papel protagónico masculino en La laguna azul. Cuando la película se estrenó, la compañía productora de la cinta lo envió a un viaje alrededor del mundo para promover la película. El frenesí que lo rodeó fue más que increíble pero, desafortunadamente, único.

Después de La laguna azul, Christopher Atkins participó en una película para la televisión, llamada Child Bride para, casi de inmediato, participar en lo que muchos críticos consideran su error más grande, profesionalmente hablando. Al lado de Kristy McNichol protagonizó La película del pirata, nueva versión para cine del musical Los piratas de Penzance la cual tuvo como fatales errores la poca gracia en sus números musicales y el nulo cuerpo en su historia argumental.

 

Tras el estreno de esta cinta, el rubio y atlético actor se retiró del cine para intentar ubicarse de lleno en el mundo de la televisión, participando en 1983 en la popular serie Dallas, siendo la manzana de la discordia entre ‘Sue Ellen Ewing’ y ‘Linda Gray’. Su participación en la serie fue solamente de una temporada, siendo este otro fracaso en la carrera de Atkins.

Después de Dallas, Christopher Atkins volvió al cine en la cinta Showcase, en donde interpretó un personaje con cualidades más finas, en lo que la interpretación se refiere, todo con la única intención de restablecer su carrera, la cual se encontraba en un momento difícil.

A través de la década del ochenta y noventa, Christopher hizo una serie de películas, la mayoría de ellas desconocidas para muchos, entre las que podemos mencionar Verano de rescate mortuorio, Mojado y salvaje, Encanto fatal y El mirar del diablo, la gran mayoría de ellas editadas directamente para el video.

El actor contrajo matrimonio en 1985; tiene dos hijos y la última ocasión en la que apareció en ante el público fue en la comedia de situación protagonizada por Brooke Shields, en la que revivieron la magia que ambos provocaron en La laguna azul. Posee una empresa de deportes al aire libre y, también, patentó señuelos de pesca.

Por: Fabián de la Cruz Polanco

Post relacionados