Un charro en el cine mexicano: Las mejores películas de Luis Aguilar

enero 31, 2018

En el cine mexicano hay figuras indispensables por su talento, carisma y sencillez. Tal es el caso de Luis Aguilar, actor icónico de la Época de Oro y del que este 29 de enero se conmemoró el centenario de su natalicio.

Sigue siendo arquetipo del charro mexicano y su trabajo en pantalla grande continúa vigente al verlo en papeles que, aún en pleno siglo XXI, siguen haciendo reír y llorar a los espectadores.

A pesar de que en gustos se rompen géneros, presentamos las que a nuestra consideración son sus cinco mejores películas, un pequeño puñado de las más de 100 en las que participó a lo largo de casi cincuenta años.

= EL GALLO GIRO (1948). Cinta de Alberto Gout que narra la historia de ‘Juan’, un joven propenso a la violencia y que luego de servir a tiempo para la lucha, decide renunciar a su pasado para intentar una carrera como cantante. Durante este proceso se enamora de ‘Carmen’ (Carmelita González), quien ya está comprometida con otro hombre, situación trae de vuelta los peores impulsos del protagonista.

= EL ÚLTIMO CHINACO (1948). En este largometraje con dirección de Raúl de Anda, el histrión encarna a ‘Pedro Valdés El Chinaco’, quien roba a los ricos terratenientes para ofrecer a los trabajadores los bienes imprescindibles, pero cuando es acusado de asesinato, el héroe justiciero debe luchar por su honor. Una cinta que seguía la tradición y convenciones del cine estadounidense de vaqueros, añadiendo rasgos autóctonos.

= PRIMERO SOY MEXICANO (1950). Una historia dirigida por Joaquín Pardavé en la que Luis Aguilar interpretó a ‘Rafael’, quien regresa a México proveniente de Estados Unidos tras haber estudiado medicina. No sólo se avergüenza de sus raíces, sino también de sus padres, unos humildes campesinos que le obligan a respetar la honra de ‘Lupe’ (Flor Silvestre), a quien embaraza.

= A.T.M. ¡A TODA MÁQUINA! (1951). Un clásico de la cinematografía nacional a cargo de Ismael Rodríguez donde el actor dio vida a ‘Luis Macías’, quien da techo y comida al vagabundo ‘Pedro Chávez’ (Pedro Infante). Ambos forjan una amistad extraña: se quieren pero tienen rivalidades, celos el uno del otro y hasta pelean por conquistar a las mismas mujeres, no sin competir por el puesto de comandante en la academia de policías.

= ME GUSTAN VALENTONES (1959). Drama de Julián Soler que mostró a Luis Aguilar en la piel de ‘José’, un hombre moderno que llega a México procedente de Estados Unidos para casarse con ‘Chela’ (Rosita Quintana), a quien conoce por correspondencia pero es deseada por ‘Pantaleón’, un matón que la quiere sólo para sí. ‘José’ sufre el desprecio de su prometida por el hecho de no pelear; ella, desconociendo el verdadero significado de valentía, no sabe que combatió en la guerra de Corea y mató a decenas de hombres.

Por: Fernando Díaz Juárez | @fercho_potter

Relacionados