Caleidoscopio: Recordando a la Señorita Cometa

0 Flares 0 Flares ×

Fernando Díaz Juárez.-

Ella es una princesa que vive en la estrella Beta, sin embargo, su constante falta de disciplina y el mal uso que hace de su varita mágica, hacen que “El Profesor” la envíe a la Tierra, donde se emplea como niñera de los hermanos “Takeshi” y “Koji”.

¿Recuerdan la historia? Claro, pertenece a la legendaria serie de televisión nipona “La Señorita Cometa”, que divirtió a cientos de niños en países asiáticos, europeos y latinoamericanos a finales de los años 60. En su momento, una producción innovadora que incorporaba acción real con dibujos animados.

Originalmente se trató de un manga creado por Mitsuteru Yokoyama, cuya obra, más adelante, dio lugar a numerosas series de animación sobre robots gigantes, dramas históricos y ciencia ficción dirigidos a todo tipo de público: desde niños y adolescentes hasta mujeres y hombres de la tercera edad.

Para 1967, en medio del éxito que había desencadenado el manga, la historieta tuvo su primera adaptación al dorama, es decir, una serie televisiva de imagen real que en Japón equivale a las telenovelas, formando parte de la programación diaria.

La actriz elegida para encarnar a la “Señorita Cometa” fue Yumiko Kokonoe, quien proveniente del grupo musical Ida and The Paradise King, vio en la emisión su gran oportunidad para dar el salto a la fama, no sólo en su país, sino en todo el mundo.

En aquella época viví momentos increíbles. La serie me abrió muchas puertas de trabajo y también, una visión diferente para concebir lo que se hacía en televisión, muy diferente a lo de ahora.

Si bien las producciones infantiles de Asia son un tanto diferentes a las de otros continentes, creo que en ese momento estaban hermanadas por algo: ninguna era violenta y sólo mostraban inocencia por parte de sus personajes”, ha afirmado la actriz.

Así Yumiko Kokonoe, la primera “Señorita Cometa”, dio rienda suelta a su talento interpretativo para encarnar a la chica que, dependiendo de sus acciones, era juzgada por “El Profesor”, quien marcaba su mejilla con una X en caso de haber actuado incorrectamente; o con un círculo si hacía lo contrario.

Inolvidables también resultan otros personajes: los hermanos “Takeshi” y “Koji”;  y desde luego el entrañable “Chibigón” —en la versión de habla nipona se llama “Betan”—, aquel dragoncito de tela aficionado a la leche, con todo y mamila, que acudía en auxilio de la protagonista para sacarla de algún apuro.

Este primer dorama con 79 episodios, producido y transmitido por la cadena Tokyo Broadcasting System (TBS), se transmitió de 1967 a 1968, para luego verse en México, Venezuela, Costa Rica y otras partes del mundo, incluyendo Asia.

Una década después se realizaría otra adaptación televisiva, esta vez protagonizada por Kumiko Ohba, y quizá la más conocida por muchos televidentes.

En ella la “Señorita Cometa” es una estudiante en la constelación de Virgo, quien a manera de graduación para la adultez, viaja en su nave espacial en dirección a la Tierra, donde se siente atraída por la voz de un cantante: “Koyei Sawano”, quien con una familia tradicional japonesa termina siendo su profesor de música.

El personaje —con diminutos atuendos y que despertó más de una fantasía por verse como colegiala—, se convierte nuevamente  niñera de los hermanos “Koji” y “Takeshi Sawano”, e incluso entabla amistad con “Eto Sankichi”, enamorado de ella pero no es correspondido.

En 2001, la compañía Nippon Animation se aventuró a producir una serie animada de la historia, pero con el rediseño de los personajes y nuevos conceptos para atraer a las nuevas generaciones. Bajo la dirección de Mamoru Kanbe, “Princess Comet” tuvo 43 capítulos y se vio en diversos países asiáticos, pero no obtuvo del todo el éxito esperado.

Post relacionados