Caleidoscopio: Hijos de famosos. Dos historias trágicas en el cine

junio 4, 2018

Por: Redacción

Los hijos de los famosos siempre llevarán una especie de sombra en sus vidas, de la que tienen que alejarse para forjarse un propio destino. Las historias trágicas se multiplican en relación con esas figuras menores con apellido ilustre, y eventualmente se han convertido en un subgénero cinematográfico del cual se han derivado algunas películas.

En la actualidad ya nadie se molesta en hacer películas sobre ese tema, porque los tabloides y las redes sociales se encargan de convertirlos en un menú de comida rápida que el público devora, no digiere y vomita en cuestión de semanas. Pero en otro tiempo, cuando todavía se guardaba una cierta distancia con esa intimidad de las estrellas, podían llegar a la pantalla grande.

Figura el caso de Lana Turner, la rubia triunfadora de los melodramas de la Metro Goldwyn Mayer, que protagonizó hace cincuenta años una de las historias más siniestras dignas de aparecer en el libro Hollywood Babilonia, de Kenneth Anger. Su hija Cheryl Crane le encajó un cuchillo cebollero en el estómago al gangster Johnny Stompanato, quien era amante de su madre.

Las versiones de ese crimen ofrecen variantes de todo tipo, como aquella que aseguraba que la protagonista de El cartero siempre llama dos veces y Peyton Place (sólo para mencionar dos títulos representativos en la filmografía de la Turner), había sido en realidad quien mató al amante y no su hija, al descubrir que había abusado de ella que era apenas una adolescente.

Veinte años después de ocurrida su tragedia, Cheryl Crane escribió un libro para contar su verdad sobre el hecho criminal, revelando de paso su orientación sexual, que la alejaba de cualquier posibilidad de haber tenido relaciones con el amante de su madre. Hay una foto famosa donde están Johnny, Cheryl y Lana, llegando al Puerto de Acapulco, en aquellos días en los que convivían como familia.

Un toque de tragedia tiene también nuestro país, con el caso de los nietos de Mario Moreno Cantinflas, luego del suicidio de uno de ellos y que en su momento dio mucho qué hablar.

Mario Moreno Bernat fue encontrado muerto el 24 junio de 2013 en el baño de la habitación 304 del Hotel Santa Cruz, en la colonia Los Reyes Iztacala, en el Estado de México.

Por aquellos días su padre, el también fallecido Mario Moreno Ivanova e hijo adoptivo de Cantinflas, dio detalles sobre cómo ocurrieron los hechos: el joven de entonces 22 años anudó en la regadera una sábana y luego con ésta se hizo doble nudo al cuello; colocó en el piso sobres abiertos de champú y brincó sobre ellos de tal forma que pudiera resbalarse y así dar el efecto ‘sentón’ para caer y ahorcarse.

Mucho se habló sobre este desafortunado hecho, poniendo en el punto de mira a una de las familias más famosas de México. Poco después el mismo Mario Moreno Ivanova, a quien se tachó de padre irresponsable y poco cercano a sus hijos, argumentó que su vástago tenía problemas de autoestima e inseguridad, que finamente le llevaron a terminar con su vida.

Hubo ciertos productores que no descartaron la idea de llevar esta lamentable historia a la pantalla grande, aunque quizá más por prudencia y respeto que por lucrar desistieron del intento, a sabiendas de demandas millonarias por parte de la familia Moreno.

Por: Fernando Díaz Juárez | @fercho_potter

Periodista todoterreno ha encontrado en el cine la expresión única para transmitir ideas, sentimientos y formas de ser. Ha transitado por medios como TV Azteca, donde fungió como analista de contenidos. Egresado de la Universidad de Periodismo y Arte en Radio y Televisión (PART), también ha colaborado para publicaciones como las revistas Chilango, Tiempo de Joyas, Quo y Tec Review, esta última del Tecnológico de Monterrey. Actualmente se desempeña como editor de Filmeweb.

Relacionados

Anunciate en Filmweb