Butaca Teatral: El teatro se llama Karina Gidi

0 Flares 0 Flares ×

Alejandro Laborie Elías.-

El teatro mexicano ha tenido grandes actrices como Esperanza Iris, Virginia Fábregas, María Teresa Montoya, Ofelia Guilmain (española) y un largo etcétera. Creo, en gustos se rompen géneros. Karina Gidi es, hoy día, la mejor actriz de teatro de la República Mexicana. Lo afirmo sin temor a equivocarme.

Domina, literalmente, todos los géneros, lo mismo puede destacar con un grupo —“Incendios”, apoteótico trabajo actoral— o en un monólogo. Ahora nos deleita con su histrionismo en “El tiempo se detiene”, de Donald Margulies, bajo la dirección del maestro Benjamín Cann.

Caracteriza a una fotógrafa cuyo campo de trabajo son las zonas bélicas. Una mina la deja por varios días en estado de coma inducido, salva la vida, una pierna afectada, rehabilitación física, más importante la emocional. Karina está, nuevamente, impresionante.

La actuación se le da en forma innata, la naturalidad con la que se desempeña daría la impresión que el teatro es algo fácil. Tiene talento de sobra. El personaje cobra vida en el cuerpo y mente de la actriz, sin embargo, Karina "desaparece", en su lugar “Sara” cautiva a la audiencia, una cátedra; sentimiento, emotividad, seriedad y toques de humor, en verdad a fuerza de insistir, Karina es la REINA del teatro mexicano.

Su coprotagonista es Alejandro Calva. Otro buen actor, quien con su calidad conforma la pareja ideal, no sólo en la trama sino actoralmente con Karina. Consolidado en un texto al que le da más de lo que requiere. Ambos tienen las mejores escenas, son el alma, cerebro y corazón del montaje.

Debo reconocer que Alejandro tiene momentos en que no habla, instantes, su lenguaje facial y corporal dicen más que mil palabras.

Rodrigo Murray y Cassandra Sánchez Navarro completan el elenco. El primero un actor con gran solvencia, siempre sobresale, sin embargo, creo, nunca ha construido un personaje, siempre es Rodrigo en el rol de... Rodrigo. Cassandra (nieta de Manolo Fábregas), tiene mucho camino por recorrer, se le debe reconocer que tiene atributos para la comedia ligera, tiene gracia y es una chica guapa, sólo el tiempo dejará ver si tiene para papeles de mayor envergadura.

Por esta ocasión no comento la anécdota y demás créditos de la producción, creo que valió la pena.

El tiempo se detiene”, puesta en escena muy recomendable por ser una obra de fácil entendimiento, simpática y bien producida, se representa en el Teatro Helénico (Ciudad de México), de viernes a domingo, dos funciones diarias.