El Barrio Chino tendrá un rostro remozado

0 Flares 0 Flares ×

El Barrio Chino, una de las zonas más icónicas de la Ciudad de México, y de las más visitadas por el turismo sobre todo local, será objeto de una estrategia de remodelación y puesta en valor.

El propósito es darle un sentido mayor de identidad y acentuar la cultura tradicional de sus habitantes, descendientes de inmigrantes del país asiático llegados a México después de la Segunda Guerra Mundial, según indicó la Autoridad del Espacio Público (AEP), que depende de la intendencia de la capital.

El ente otorgó un contrato por un monto de 66 millones de pesos a una empresa para la realización de los trabajos, los cuales estiman tendrán una duración de cuatro meses, lo que permitiría a fin de año que el barrio luzca una fisonomía totalmente nueva.

Entre otras cosas, se prevé remodelar varias calles, que forman parte del Centro Histórico, entre ellas ‘Dolores’, la más emblemática del barrio, donde las celebraciones del ‘Año Nuevo Chino’ suelen atraer a miles de personas Será una superficie total de 21 mil 600 metros cuadrados la que será sometida a un arduo proceso de rehabilitación del pequeño pero pujante espacio, una labor que no parece ser sencilla.

Los recursos para darle un rostro distinto pero muy apegado a sus raíces chinas al barrio, que albergó hace al menos 70 años a los primeros inmigrantes del país asiático, provienen del llamado Fondo de Capitalidad, aportado por el gobierno federal a la urbe.

Entre otras cosas, se prevé colocar un paifang (arco chino) sobre Dolores y avenida Juárez, para señalar la entrada al barrio y una puerta luna en el otro extremo, donde termina.

El rescate de esta típica zona capitalina estaba programado desde 2016 pero tuvo que ser aplazado por el recorte del presupuesto.

El Barrio Chino presenta actualmente un aspecto decadente que data de hace varios años, con aceras destruidas, jardineras mal cuidadas y los típicos restaurantes, que suelen atraer a muchas personas amantes de la cocina asiática, con fachadas deterioradas.

Además, suelen presentarse algunos episodios de inseguridad, por la falta de una iluminación adecuada.

La estrategia se enfoca sobre todo a mejorar y nivelar el piso, las veredas y las jardineras, así como la iluminación.

Unas 14 mil personas serán beneficiadas con este plan pero en particular la ‘población flotante’ pues grandes cantidades de visitantes llegan a la zona en plan turístico o sólo de paso.

Las típicas lámparas chinas de papel rojo en la calle de Dolores seguirán siendo un referente del barrio, donde también se contempla colocar ideogramas chinos en colores rojo y negro, para igualar la imagen urbana y generar ‘identidad visual’ a lo largo de la famosa calle.

Existen además algunos edificios del siglo XIX y XX que son considerados ‘históricos’ y que no pueden ser intervenidos, sino sólo de acuerdo a sus características originales.

Fuente: ANSA

Post relacionados