Bambis dientes de leche: Cuando se logran los sueños de infancia

La historia de un hombre que juega fútbol mientras trapea, que desde niño supo lo que quería ser y desde entonces persigue sus sueños, es el eje central de la puesta en escena Bambis dientes de leche, que se representará hasta el próximo 6 de marzo en el Teatro La Capilla, en la Ciudad de México.

Escrita y protagonizada por Antón Araiza, bajo la dirección de David Jiménez Sánchez, la obra habla de los sueños, las oportunidades y las circunstancias que hacen al ser humano tomar decisiones importantes, así como de la libertad de expresar sus deseos como medio para alcanzar la felicidad

De acuerdo con el director, la puesta cuestiona lo que las personas soñaban ser cuando vivían la infancia, planteando una interrogante voraz y contundente: ¿lo hemos logrado?

No es una autobiografía, pero no puedo negar que sí hay en ella episodios imborrables de mi vida, como la reciente muerte de mi padre, el recuerdo de lo increíble que fueron mis fiestas de cumpleaños, la sensación de lograr llenar un álbum del mundial, la experiencia de subirme en un elefante y la enorme felicidad que me da estar en el escenario”, mencionó Antón Araiza.

Presentada por la compañía Ocho Metros Cúbicos A. C., la puesta en escena toma al fútbol como un pretexto para hablar de lo que no gusta y de lo que sí apasiona. Se trata de un deporte masivo, inconmensurable para sus aficionados y detractores, que levanta la mano para hacerse justicia y exigir que se le dé su lugar.

Habrá quien sostenga que el teatro y el futbol no tienen punto de encuentro. Mi opinión, muy discutible, es que hasta ahora no había encontrado esas similitudes. La principal es que logran congregar de manera continua a cierta cantidad de seres en un lugar y un tiempo determinados para que sean testigos de un acontecimiento vivo. El futbol y el teatro son algo único”, afirmó el actor y dramaturgo.

Bambis Dientes de Leche propone un potente vínculo con los espectadores con un mínimo de elementos escenográficos: un piso de lona, un trapeador y una cubeta son lo único que acompaña al actor.

Por: Omar Villalpando

Post relacionados

Cineteca