Arturo Tay produce cine desde el más allá

julio 22, 2016

Por: Redacción

Fabián de la Cruz Polanco.-

La afición por el cine de terror y suspenso realizado en la década del ochenta del siglo pasado, y el quedar sorprendido por el trabajo práctico académico de los alumnos de la Escuela de Estudios Cinematográficos INDIe, dirigida por Juan Carlos Blanco, fueron los puntos iniciales para que el productor mexicano Arturo Tay tomara la decisión de involucrarse a fondo, junto a Juan Carlos Blanco y Daniel Blanco, en la manufactura de la película “Desde el más allá” (México, 2014), realizada por el mismo Juan Carlos Blanco, con quien se reencontró tras haber producido en 2011 “La noche del pirata” (México).

Con esta cinta, el también productor de largometrajes como “Todos hemos pecado” (Alejandro Ramírez. México; 2008) y “Aerosol” (Mauricio De Aguinaco. México; 2014), Tay se dio a la tarea de hacer a un lado a aquellos seres fantásticos y grotescos que, muy lejos que espantar, provocaban la carcajada involuntaria del público, debido a la falta de recursos de producción que no daban credibilidad a los personajes que aparecían en esas películas, que intentaban colocarse al mismo nivel que los clásicos del cine norteamericano que invadían las pantallas.

A sus 33 años, Arturo Tay ha logrado ya un provechoso recorrido por el mundo del cine y la industria del entretenimiento, lo mismo en el cine como productor o guionista, siendo su siguiente proyecto la autoría del guion de la comedia romántica “El amor en los tiempos de Laura”; que en la televisión, trabajando en este último de forma reciente en la realización del documental detrás de cámaras, de la serie “Por siempre Joan Sebastian”, producida por Carla Estrada para Televisa.

¿Qué tan fan del cine de terror mexicano eres?

“Te seré muy honesto. Vi las películas clásicas, desde ‘Hasta el viento tiene miedo’ (Carlos Enrique Taboada. México; 1968), pasando por ‘Vacaciones de terror’ (René Cardona III. México; 1989), que las pasan en la televisión. De hecho, cuando me encuentro con ellas en la pantalla chica las veo. Tienen ya culto. Soy muy fanático de mirar hacia atrás, ver el cine que nos ha hecho lo que somos.

“Aunque confieso que ‘El libro de piedra’ (Carlos Enrique Taboada. México; 1969) y ‘Más negro que la noche’ (Carlos Enrique Taboada. México; 1975), las vi hasta mucho después, no en mi etapa infantil o adolescente. En este entonces vi ‘Capulina contra los monstruos’ (Miguel Morayta. México; 1974), ‘Chabelo y Pepito contra los monstruos’ (José Estrada. México; 1973), ‘El Santo contra las momias de Guanajuato’ (Federico Curiel. México; 1972), ‘El Vampiro’ (Fernando Méndez. México; 1957) con Germán Robles, ‘Ensayo de un crimen’ (México, 1955) de Luis Buñuel y ‘La tía Alejandra’, (México; 1979) de Arturo Ripstein de quien soy muy seguidor. Esa la vi un poco más grande, pues me gusta mucho su cine de género”.

Es conocido que en el cine mexicano no se cuentan con recursos económicos para llevar a cabo un proyecto en el cine de terror o suspenso, a diferencia de países como Estados Unidos, que es nuestra influencia más directa. ¿Qué lugar ocupa entonces este género dentro de nuestro cine?

“Hace unos quince años era inexistente. A partir de la década del ochenta del siglo pasado se volvió, más que de terror, un cine de chiste. Creo que la primera película que viene a romper este prototipo es ‘Kilómetro 31’ (Rigoberto Castañeda. México; 2006). Rigoberto viene a romper este esquema y a poner una película de género de terror y, gracias al éxito que tuvo, se soltó una oleada de hacer cine de terror. Pero digamos que un cine de terror, que pueda competir como tal, son contados los títulos que existen”.

No hagamos a un lado “La invención de Cronos” (Guillermo del Toro. México; 1993)…

“Bueno, por eso Guillermo del Toro está donde está. Es una película con la que vino a romper esquemas”.

HACER CINE CON POCOS RECURSOS

Y ahora llegas tú produciendo “Desde el más allá”, siendo un proyecto arriesgado tomando en cuenta que no hay una industria en este género.

“Bueno la idea viene de Juan Carlos Blanco. Él, dentro de la Escuela de Estudios Cinematográficos INDIe, tiene la idea muy interesante de hacer una película de cada género cinematográfico por año y poder hacerla con alumnos de la escuela, con poca gente en  el crew y con pocos recursos económicos, pero bien hecha.

“Desde que leo esta película me encanta y me sumo al proyecto para producir algo que, técnicamente, tenga una calidad impecable. ‘Desde el más allá’ tiene muchos productores asociados, entre ellos los actores, el CTT EXP & RENTALS, Doña Chelita y Homero McDonald, un empresario de Tlaxcala. Está también Enrique López, productor ejecutivo de ‘El búfalo de la noche’ (Jorge Hernández Aldana. México; 2007), y tuvimos mucho apoyo de Sony una de las empresas más importantes en cuanto a productos de tecnología se refiere, para poder hacer la película.

“Tuvimos un gran fotógrafo que es Ariel Blanco, que está empezando y a mi parecer hizo una fotografía muy digna, al nivel de una película de terror internacional.

“Las referencias de esta película son de cine norteamericano. Una de las ideas que tenía Juan era mezclar la cultura cinematográfica que tenía él y meter homenaje a diferentes películas como ‘Psicosis’ (Alfred Hitchcock. Estados Unidos; 1960), ‘The Texas Chain Saw Massacre’ (Tobe Hooper. Estados Unidos; 1974), ‘Actividad paranormal’ (Oren Peli. Estados Unidos; 2007), ‘El Exorcista’ (William Friedkin. Estados Unidos; 1973)”.

¿De qué manera trabajar la realización y presencia de entes y seres monstruosos para evitar caer en ese estereotipo del cine ochentero que mencionas?

“El gran acierto de Juan Carlos Blanco fue que hicimos una investigación muy amplia, sobre los narco-satánicos. Hay una referencia de chavos que quisieron hacer una investigación con algo muy interesante que la gente quiere ver, que son los narcos. Y en este caso la enfocamos a los narco-satánicos que existieron en México y con esto Juan, al hacer la investigación, hizo un guion original muy interesante.

“Juan Blanco, hermano de Daniel, e hijo de Juan Carlos, hizo los efectos digitales que fueron un acierto muy bueno. Él también fue director de efectos especiales en una película que hice, llamada ‘Aerosol’; y creo que es un chavo con mucho talento.

“He de aclarar que aunque en la película no hay muchos efectos, los que tiene son muy buenos, hechos de tal manera que para nada se ven falsos”.

¿Podemos decir que los efectos digitales podrían sustituir a los efectos especiales en una película con pocos recursos de producción?

“Hoy en día sí. El problema es que los efectos digitales, bien hechos son muy caros. La ventaja que tuvimos es que Juan es un talento a nivel internacional y fue una ventaja que perteneciera a la familia de Juan Carlos Blanco. Fue una aportación en especie, que poca gente puede tener esa posibilidad. A través de la mancuerna entre estos dos hermanos tan talentosos, pudimos tener una película muy bien hecha”.

ESTE GÉNERO TIENE MUCHO FUTURO

¿Qué futuro tiene este tipo de cine en el país?

“Yo creo que muchísimo y cada vez mucho más. Ve cuantos festivales de cine de este género existen. Tenemos Feratum, Mórbido, Vas a gritar, que es un festival de cine chiquito que se hace en Xochimilco, y tenemos uno más en Toluca”.

¿Independientemente de la cantidad de festivales, existen las suficientes películas mexicanas para abastecerlos y no ser tan repetitivos?

“Bueno, si te hablo que existen estas plataformas es porque que existe la producción. Rigoberto Castañeda es uno de los directores de cine de terror mexicano más importantes. Viene ‘Kilometro 31’ parte 2. Creo que este género tiene mucho futuro, la prueba es ver el número de festivales que existen y creo que todo productor tiene o quiere una película de terror que logre conectar con el público.

“Ahí tienes el éxito de ‘El Conjuro 2’ (James Wan. Estados Unidos, Canadá. 2016) que dices que flojera ver, pero el terror vende mucho. Espero que en México este género tenga mucho futuro, pues tenemos las plataformas y el gusto del público por el mismo”.

¿De niño cuál de las películas mexicanas que mencionaste arriba llamó más tu atención?

“Soy mega fan de Arturo Ripstein y creo que ‘La tía Alejandra’ es mi favorita. Es una pregunta difícil, porque soy de la generación que nos burlábamos del cine mexicano, y no lo digo con orgullo. Yo lo empecé a amar en ‘Como agua para chocolate’ (Alfonso Aráu. México; 1992), cuando tenía 12 años. Anterior a esto, si no era ‘Capulina’ o Arturo Ripstein no me gustaba el cine mexicano.

“También hay una película con Meche Carreño, en donde David Reynoso salía como jorobado y me daba terror. Se llama ‘La sangre enemiga’ (Rogelio A. González. México; 1971) y me daba mucho miedo.

¿Podemos decir entonces que “Desde el más allá” es una buena película de terror y suspenso, producida por el cine estudiantil?

“Es una película muy buena en ese sentido, pues todos los que trabajaron en el crew estaban empezando. Todos eran estudiantes y por eso podemos catalogarla como una película estudiantil, pero al mismo tiempo se trata de una película profesional con chavos que ya habían terminado sus tesis y con nosotros tuvieron oportunidad de hacer su primera película.”

“Después de eso hicimos ‘Aquí no pasa nada’, un corto escrito, dirigido y producido por Rafa Lara, en el que trabajé como productor ejecutivo, además de participar también gente experimentada, que venía después de ‘Cinco de Mayo: La batalla’ (Rafa Lara. México; 2013), y otra vez con chavos que empezaban y nos juntamos para hacer este corto y fue una experiencia muy padre, porque juntamos a gente que venía de hacer la película más cara del cine mexicano, para hacer este cortito”.

A la par de este proyecto, recientemente concluiste tu participación en la la serie “Por siempre Joan Sebastian”, producida por Carla Estrada para Televisa.

“Es un proyecto de miniserie de Carla Estrada e hice el detrás de cámaras tipo documental; más allá de como se hizo el proyecto. Fue la primera vez que los hijo naturales de un artista lo interpretan en un proyecto así; y aquí lo que presento es la historia de cómo Julián conoció a su padre y de cómo se sintió José Manuel al hacerlo. Hicimos documental sobre catarsis y ponerse los zapatos del papá.

“Además el trabajo de Carla Estrada fue tremendo, porque produjo y dirigió, por lo que se empapó de tal manera que fue descubriendo a otro Joan Sebastian en este proceso y vemos un personaje que ella va creando.

“Además estuve trabajando en la post-producción y el formé parte del equipo de diseño sonoro”.

Con este proceso se continuará con el nuevo formato de mini-serie que iniciaron con la transmisión de “El hotel de los secretos”.

“Es la primera vez en la historia de Televisa que ponen una serie tan corta en horario estelar. De hecho nosotros duraremos menos que ‘El hotel…’. Iniciamos el primer de agosto y son 18 capítulos y el detrás de cámaras, que creo irá completo en Blim, pues dura 3 horas. En televisión abierta no sé cómo vaya a ser o si lo transmitan o no”.

Háblame un poco sobre “El amor en los tiempos de Laura”, tu siguiente proyecto…

“Bueno, además de ese, estoy a la espera el estreno de ‘Aerosol’, película de Mauricio D’Aguinaco. Es un drama urbano que distribuirá Alphaville y esperamos que salga este año. El año pasado se presentó en Mérida el año pasado. Además de seguir moviendo ‘Desde el más allá’; y estoy con Juan Carlos Blanco en su nuevo proyecto, llamado ‘De donde corre el agua’, en el que no estoy como productor general, sino productor asociado.

“Sobre ‘El amor en los tiempos de Laura’, es un proyecto que estoy retomando y estoy escribiendo el guión. Es una comedia romántica, que también produciré y es muy comercial porque quiero  irme a este tipo de cine que está gustando mucho a la gente hoy día, pero al mismo tiempo quiero hacerlo muy inteligente. Reuniré drama y comedia. Es una historia de amor entre una madre soltera y un chavo junior que no tiene expectativas en la vida”.

Relacionados