Alejandro Alegre, un práctico del cine mexicano de terror

Alejandro Alegre

Fabián de la Cruz Polanco.-

Servir de apoyo a las nuevas promesas del cine mexicano ha sido, desde el momento de su creación, uno de los objetivos de Filmeweb; y esta meta se siente mejor cuando la promesa a presentar es un amigo y compañero de profesión que además, hace hasta lo imposible por dar a conocer sus propuestas, sin traicionar sus ideales.

Tal es el caso de Alejandro Alegre, cineasta que con más de diez años de trayectoria, desenvolviéndose lo mismo como realizador, actor, camarógrafo, editor y post productor, contando su participación en el programa “Cine-Secuencias”; quien después de varias luchas para sacarlo adelante, hoy día se encuentra promocionando su segundo largometraje de terror: “Paciente 27”, con el que pretende dar seguimiento a su paso por el género después de “Los Infectados”, pero sin que esto quiera decir que tiene el plan de estancarse en él.

En entrevista esto fue lo que nos comentó.

Hábleme de “Paciente 27”.

Bueno, ‘Paciente 27’ es nuestro segundo largometraje de ficción en Dinamogeno Films. Es una película independiente de terror, filmada durante junio y julio de 2013, y que ahora ya se encuentra participando en algunos festivales antes de su estreno comercial”.

Supongo que Roberto Alegre es su hermano. ¿Cómo se da el plan de unir intereses y llevarlos a la pantalla?

Anteriormente hicimos nuestra primera película (Los Infectados; México. 2011); el resultado fue bueno ya que en ese proyecto sólo nos dedicamos a grabar con los recursos que teníamos (una handycam, 3 mil dólares y una historia muy pequeña), y la película estuvo seleccionada en muchos festivales y muestras de cine, cosa que no esperábamos ya que la hicimos pensándola solamente como un ejercicio de entrenamiento; pero al ver el resultado final creímos que teníamos algo con un potencial mayor al de solo quedar guardada en una copia en DVD y por nuestra cuenta la inscribimos donde podíamos.

Desde entonces Roberto Alegre (efectivamente mi hermano), se dedicó a buscar una forma de hacer una secuela de aquel primer largometraje (pensando en la historia y el financiamiento), y en una de esas suertes del destino preguntando y pidiendo apoyo o información, logró conseguir una locación, solo que esta vez era un laboratorio.

Lo fui a ver pensando en si nos serviría para hacer una secuela, pero al verlo me vino la idea de hacer una nueva historia. Él me sugirió un cuento que rondaba por internet y entonces me dediqué a escribir partiendo de aquella pequeña historia; pero al finar resultó algo distinto y salió un guión de 50 páginas el cual teníamos que resolver en 3 fines de semana, que era el tiempo que disponíamos para usar la locación del laboratorio”.

Regresa al género de terror. ¿Cómo ha evolucionado el mismo desde su anterior trabajo hasta “Paciente 27”?

Evoluciona técnicamente en primer lugar, ya que ahora contamos con una mejor cámara (una Canon DSLR) y que el lugar en el que realizaríamos la filmación era una locación cerrada, un interior, lo cual nos hacía sentir obligados aplanear muchísimo más toda la fotografía y emplazamientos de cámara, sobretodo porque el espacio es limitado y porque en este proyecto me interesaba hacer mas ágil el montaje, lo que requiere de filmar mucho más, casi tres veces más que nuestra primer película.

Eso por un lado, y por el otro pensar en que ahora quería alejarme del estilo y ritmo de ‘Los Infectados’. En esta ocasión estoy trabajando para incluir mucho más música, mejor sonido, más gore y velocidad en el montaje”.

¿A qué retos se enfrentó al realizar “Paciente 27”?

En primer lugar el presupuesto. En esta ocasión, al igual que la vez anterior, el dinero sale de mi bolsa en un 90 por ciento y un 10 por ciento de parte de mi hermano; sólo que ahora casi se duplica (6mil dólares). Sigue siendo muy poco pero esta vez estuvo totalmente destinado a los actores y la caracterización, ya que la locación fue una aportación que pudimos conseguir en su totalidad sin hacer inversión monetaria, fue por intercambio. Tuve que hacerle un video interno a la empresa”.

¿Qué planes tiene con este proyecto en cuanto a exhibición, distribución y exhibición?

Esperamos, después de haber tenido suerte en festivales en estos meses, conseguir llamar la atención de algún distribuidor. Sabemos que la película tendría que estrenarse en un número reducido de copias y tal vez enfocado al circuito cultural, sobre todo porque creemos que es una película que podría viajar bien como una obra más de culto, que cine de arte o cine comercial.

Creo que si conseguimos un pase por salas debería de ser a nivel reducido, bien planeado, estudiado e insertado. Yo creo que es ahí donde tendríamos suerte y de esa forma podría a llegar a ser un éxito de recuperación por nuestro esquema independiente y de bajo presupuesto”.

¿A qué festivales ha ido e irá con el proyecto?

Estuvo en Feratum, donde fue su estreno y donde tuvimos la suerte de recibir los reconocimientos para Mejor maquillaje, Mejor música, Mejor actor, Mejor director y Mejor película. Después fue a Salty Horror Flm Fest, en Utah, Estados unidos. Ahí recibimos Best Horror Feature. También en Linares Fantástico, en Monterrey, recibió premio del público.

Ahora anda en festivales de todas partes: 30 Dies, Andorra; Puerto Rico Horror FIlm Fest, Estados Unidos; Hemoglozine, España; Buenos Aires Rojo Sangre, Argentina y Zinema Zombie, en Colombia. Más algunas muestras nacionales en las que está siendo invitada, sobre todo en las últimas semanas del año”.

¿Y ya está preparando en un siguiente proyecto?

Después de la suerte de ‘Paciente 27’ y el buen ánimo que esto nos ha dejado, revise algunas ideas de las cuales me he dedicado a escribir el guión de una que es la historia sobre una secta.

El argumento ya está definido; ahora sólo tendría que terminar el libreto para con este tratar de conseguir financiamiento. Yo que creo que es a partir de ahora donde, (junto con mi hermano Roberto, productor y los actores, todos colaboradores cercanos), debemos buscar un proyecto de mayor tamaño, esto porque tenemos que trabajar bajo un esquema en el que exista financiamiento suficiente para poder dedicarnos y concentrarnos en el proyecto en tiempos definidos y totalmente enfocados.

Un par de meses de preproducción, un par de meses en la producción y después ya en el montaje y post producción el tiempo necesario, pero con los fondos suficientes para cubrir los costos.

Es muy importante la independencia y control que nos da el ser auto financiados, pero creo que como todo uno va creciendo y eso implica mayores retos y, en este caso, mayor número de gente y mayor número de tareas pero ya en otro nivel”.

¿Le llama la atención abordar otro género cinematográfico? Una comedia; algo de acción…

Sí. Me interesa la comedia y el drama. Tengo ideas que quisiera desarrollar, pero depende más del dinero que de lo que quiera hacer. Soy práctico y realista; hago lo que puedo con lo que puedo.

Eso sí, busco rodearme de la gente que puede colaborar en ese sentido. El cine es una creación grupal y yo lo he logrado por la confianza y apoyo de mi hermano y mis amigos. En el primer ejercicio está bueno experimentar de ‘a gratis’. Del segundo largometraje en adelante la gente come y paga renta. Hay que conseguir dinero si es que respetamos el trabajo propio y de los colaboradores”.

Fotografía: Cortesía Alejandro Alegre.

[su_youtube url=”https://www.youtube.com/watch?v=0e8gWxdsCyA” width=”500″ height=”300″]

Post relacionados