Al teatro con Laborie: Déjame entrar; terror, sangre, asesinatos

0 Flares 0 Flares ×

El género de terror tiene muchos seguidores y detractores, a unos les provoca fascinación a otros repulsión, lo cierto son pocas las ocasiones en ser llevado a escena en México. Hugo Arrevillaga, uno de nuestros más talentosos directores, nos brinda la oportunidad de adentrarnos en un mundo de sangre, asesinatos y vampirismo (ahora encarnado por una joven) en Déjame entrar, una adaptación al teatro de Jack Thorne, basada en la película y novela sueca de John Ajuide Lindqvist, traducción al castellano de Humberto Pérez Mortera, uno de los más destacados en este rubro.

En un bosque, de cualquier lugar, aparecen, inicialmente dos personas asesinadas, colgadas de los pies y desangrados, como si fueran puercos. Surge el pánico, el inspector de policía no tiene pista alguna. Un joven frecuenta el bosque, conoce a una muchacha, se entabla una afectuosa relación. Ella es protegida por un hombre preocupado por su alimentación. ¿La muchacha es un ser humano? Hasta aquí, de otra forma sería vender la trama.

Arrevillaga vuelve a sorprender, su imaginación no tiene límites, una de sus virtudes es rodearse de un equipo talentoso, cada uno de sus miembros representa de lo mejor en sus  especialidades.

Su dirección hace  del terror una belleza, si se acepta la expresión. Hay violencia y ternura, asesinar para salvar, sentimientos encontrados…, todo conjugado en atractivos dramáticos y plásticos. Un ritmo pausado, pusilánime en la mayor parte del desarrollo, esto le da otra dimensión, no incurre en los lugares comunes, a fuerza de insistir el temor adquiere un atractivo teatral inusitado., no hay exabruptos.

Sólo Hugo lo puede lograr, claro con el apoyo de Jorge Ballina (escenografía con diversos ángulos a través de espejos, modulares con los que recrea diversos lugares, unos cuantos ‘troncos’ dan vida al bosque, eso sí, el movimiento escénico es constante); Ingrid Sac (iluminación tenue con un matiz de color, ambienta más allá de los sitios el interior de los personajes); Ariel Cavallieri (diseño sonoro) y Meme y Renato del Real (música original), trío que da realce a lo terrorífico mediante sonidos y notas ajenas a lo común del género, en particular si nos remitimos a la cinematografía. Hugo habla con sus propuestas, hasta el más neófito reconoce el valor de sus montajes, es indiscutiblemente un prodigio de la dirección.

Su elenco lo encabezan Saraswati Valladares y Diego Velázquez, dos jóvenes con proyección, disciplina, naturalidad, manejan con acierto lo emocional, transmiten el terror desmesuradamente, atrapan; Los acompañan otros siete actores, entre ellos Claudio Lafarga, todos entregados y abocados a las directrices de Arrevillaga, todos colaboran para llenar y vaciar espacios y crear un concepto diferente del terror.

Déjame entrar, magnífica oportunidad para los amantes del teatro hecho arte, se representa en el Foro Shakespeare (Ciudad de México, hasta el 26 de noviembre, los viernes 20:30, sábados 18:00 y 20:30 horas, domingos 18:00 horas.

Por: Alejandro Laborie Elías

Post relacionados