Agrada a Paola Gómez que el teatro ya es una verdadera industria

Lejos de marcar diferencia entre lo comercial e independiente, a Paola Gómez le agrada sobremanera que hoy día, en nuestro país, el teatro se está convirtiendo en una verdadera industria en cuanto a la producción de proyectos en el mismo, lo cual da la posibilidad de abrir campos de trabajo para creativos e intérpretes.

La actriz y cantante, quien junto con Oscar Acosta protagoniza una nueva versión del musical Papacito piernas largas, ahora Papito piernas largas, bajo la producción de Omar Ahued, dijo que lo que ha sido de gran ayuda en lo arriba citado es el interés que se ha despertado en la comunidad teatral por seguir en pie, ante la batalla que el teatro tiene hoy en día ante la saturación de propuestas que se ofrecen en dispositivos móviles e internet.

La única diferencia que veo entre el llamado teatro independiente y el comercial es el número de personas que trabajan en cada uno de ellos, pero a final de cuentas el objetivo a alcanzar en cada uno de ellos es el mismo y es que la gente vaya a ver las obras. No hay más.

Lo único que tienen que hacer los productores independientes es animarse a hacer más teatro y que esta industria siga creciendo como hasta ahora. Sé que es un negocio riesgoso, pero la idea es hacerlo y que todos nos unamos pues es en pro de la cultura.

No creo que se trate de una moda, el hecho de que existan muchas producciones independientes hoy día en cartelera, al contrario; yo creo que lo que pasa es que los productores se han vuelto más necios y han hecho un gran ejército para que perdure el teatro y no se acabe. Más que moda, el teatro es un acto de fe y de amor, además de que exige mucha más disciplina entre los que lo hacemos”, dijo la actriz de montajes como La tiendita de los horrores y Godspell, entre otros.

Sobre la puesta en escena en la que participa y que reinició temporada, ahora en el Teatro Milán en la colonia Juárez, todos los miércoles a las 20:30 horas, Gómez dijo sentirse muy contenta dentro del proyecto, que narra la historia de una huérfana que descubre un mundo nuevo de conocimiento y lo más cercano a una familia, gracias al apoyo de un benefactor anónimo, más ahora que se ha mudado a un espacio más pequeño, lo cual hace la experiencia más cercana e íntima para el público.

El montaje de la obra de John Caird con música original de Paul Gordon, fue el último que realizara la también actriz Maru Dueñas, que falleciera de forma trágica el año pasado, por lo que esta temporada, que concluye en abril próximo, está dedicada a ella y su puesta permanecerá intacta bajo la supervisión del director residente Luis Carlos López.

Esta obra fue presentada por primera vez en México en 1977, bajo el título de Papacito piernas largas, con las actuaciones de Angélica María, Raúl Vale y una gran compañía de actores y bailarines; y en esta ocasión, desde que se estrenó el Teatro Hidalgo, en mayo de 2017, la propuesta fue reducir el gran aparato escénico a dos actores, lo cual fue un gran reto para Paola Gómez y Oscar Acosta.

El reto fue la reducción de elementos de la producción original para que fuera hecha por dos actores, quienes interpretamos varios personajes y situaciones, además de los personajes principales de la historia, lo cual fue muy interesante desde el momento de su montaje y les puedo asegurar que el público sale igual de conmovido y emocionado, como si hubiera visto un musical con varios actores, cantantes y bailarines”, finalizó la actriz quien también formó parte de la teleserie dedicada a José José, producida por Telemundo.

Por: Fabián de la Cruz Polanco | @fabiancpolanco

Post relacionados