Agrada a Diego Cooper forma la forma de asustar de sus almas ocultas

0 Flares 0 Flares ×

Más que satisfecho se encuentra Diego Cooper ante el buen recibimiento que ha tenido entre el público y la crítica la puesta en escena Almas Perdidas, original del dramaturgo e investigador mexicano Miguel Cane, bajo la dirección de Roberto Cavazos, la cual realiza una breve temporada en el escenario del Foro Lucerna, dentro del Teatro Milán, hasta el 27 de diciembre.

Y es que, aseguró en entrevista con Filmeweb, aunque la temporada tuvo un buen inicio, con el paso de las funciones, que se realizan todos los miércoles a las 20:30 horas, el impacto de este texto de terror, producido también por él en equipo con Andrea Portal y Cane, ha aumentado de buena manera, lo cual deja también en un buen lugar al teatro mexicano al abordar temas de este género en específico.

Por fortuna la obra ha tenido muy buenos resultados  y ha ido creciendo. La gente ha respondido muy bien y es que, aunque se trata de una obra de terror y suspenso, no es una propuesta en donde se haga una especie de terror de pastelazo, o sea que se espante al público con situaciones obvias, sino todo lo contrario. Es un manejo del género muy elegante y psicológico, además de que el espacio que tenemos en el Foro Lucerna, hace más íntima la representación”, aseguró.

En su trama, Almas Perdidas presenta a una pareja que acaban de perder a su único hijo en un trágico accidente y se separan. ‘Patricia’, la mujer, se muda a vivir a una casa donde la espera el fantasma de un niño, que podría ser su hijo, desarrollándose una historia que provoca gran impacto en los asistentes.

Además de Diego Cooper, el elenco está completado por Andrea Portal, Jordi Rosh, Amaya Blas, Tanya Huntington y Pablo Torres Ramos.

Una de las situaciones que hicieron que Cooper se integrara de manera más profunda en el proyecto, integrándose también como productor, es que se trata de un proyecto en el que se permitió que los actores se involucraran de fondo en la preparación del montaje, permitiéndoseles opinar y sugerir algunos aspectos en la preparación de sus personajes, lo cual le dio al proyecto más fuerza e impacto.

Todo esto le da otra perspectiva al proyecto. El equipo se hace mucho más intenso y nos da la posibilidad de poder integrarnos más y poder desarrollarnos en otras áreas del quehacer teatral. Hay actores a quienes le gusta que se haga este tipo de dinámica y otros a los que no, lo cual es muy respetable. Pero en mi caso es genial, pues me permite seguir creciendo como artista”, precisó.

Entre los planes que se tiene con esta puesta, al concluir su temporada en el Foro Lucerna, destaca la posible realización de una gira por el interior del país, abarcando ciudades como Monterrey, Mérida, Querétaro y Guadalajara, entre otras; además de retomar el proyecto en la CDMX para 2018, en otro escenario, para lo cual se prepara una sorpresa.

La idea es que, durante esta temporada, Miguel Cane haga algunas modificaciones al texto,  de acuerdo a la reacción del público, para hacer la puesta más impactante, siendo esto una ventaja de que se trate de un proyecto 100 por ciento mexicano. Es un género que está creciendo en cartelera y tenemos la ventaja de ser el único de origen mexicano que se ofrece en la misma”, señaló.

Entre los proyectos alternos que Diego Cooper tiene para seguir acrecentando su carrera, destaca la búsqueda de proyectos en cine, tanto como actor como productor, además de seguir creciendo en teatro, en donde ha incursionado también como asistente de dirección.

De hecho, trabaja en la preproducción de un cortometraje y no descarta la posibilidad de más adelante, realizar una versión para la gran pantalla de Almas Perdidas, “aunque se trata de un proyecto que funciona muy bien en el teatro, y se tendría que hacer una muy buena adaptación para provocar el mismo impacto que se genera en la sala”, finalizó.

Por: Fabián de la Cruz Polanco | @fabiancpolanco

Fotografías: Cortesía Pin Point Comunicación  

Post relacionados