Afirman que en cine Luis Buñuel renegó del surrealismo

septiembre 4, 2015

Por: Redacción

Carolina Huerta García.-

Para Aurelio de los Reyes, doctor en Historia y Letras, Luis Buñuel rompió con el concepto de los surrealistas por tratarse de un grupo muy cerrado, cambiando de lenguaje cinematográfico para llegar a un público más amplio.

En su conferencia “El aprendizaje de Buñuel”, impartida en la Cineteca Nacional, el especialista explicó el proceso del realizador español para dejar el cine vanguardista, aprender a hacer cine comercial y, finalmente, convertirse en “el gran Buñuel”, transformación que se perfeccionó con la realización de películas en México.

Aurelio de los Reyes refirió que la etapa surrealista del cineasta se conforma de sus tres primeras películas: “Un perro andaluz” (1929), “La edad de oro” (1930) y “Las Hurdes: Tierra sin pan” (1933).

Agregó que dicho periodo estuvo basado en la pulsión sexual del ser humano, e intentaba representar cómo ésta se veía frustrada por las convenciones sociales y las instituciones.

Incuso, antes de mudarse a México, el cineasta realizó cinco películas para la empresa española Filmófono, marcando el inicio de su intento por hacer cine comercial.

Buñuel negó la autoría de esas películas, pero fueron producciones que se caracterizaron por incluir números musicales de zarzuela que detenían la acción, y cuya incidencia en el desarrollo dramático era casi nula”, señaló el investigador emérito de la UNAM.

La tendencia musical del director continuó en “Gran casino” (1947), su primera película mexicana, en la que logró usar todas las convenciones del cine popular que ya había probado en su trabajo para Filmófono.

Buñuel reniega del neorrealismo. Dice que le parece inmoral, que es muy sensiblero y que nada tiene que ver con él, sin embargo, el neorrealismo italiano tuvo un impacto muy directo en su obra, como por ejemplo, en ‘Los olvidados’”.

El experto agregó que además de conciliar las peculiaridades del cine comercial con la corriente neorrealista, Luis Buñuel tuvo que aprender a dirigir a sus actores para que dejaran de apoyarse exclusivamente en el diálogo, y pudieran expresarse a través de la acción.

Asimismo, consideró que “Viridiana” es la obra cumbre de la evolución cinematográfica de Luis Buñuel, pues logra conmover al público sin necesidad de tanto diálogo, y lo hace con actores dirigidos “con sentido cinematográfico y no con sentido teatral”.

Finalmente y al concluir su ponencia, Aurelio de los Reyes presentó la proyección de “El gran calavera” (1949).

Relacionados

Festival de Cine para Niños