Actores y músicos brasileños piden renuncia del Presidente Michel Temer

0 Flares 0 Flares ×

Desde que la actriz Sonia Braga lo acusó de “golpista” en el Festival de Cannes, el presidente brasileño Michel Temer no ha dejado de recibir críticas del mundo artístico, que hace unos días pidió su salida del cargo a través de Caetano Veloso y la banda Paralamas do Suceso.

El legendario Veloso acompañó al público cuando desde la platea comenzó a surgir la frase “¡Fuera Temer!”, durante un recital ofrecido en el marco del Festival Coalá de música popular brasileña, en San Pablo.

El músico, que acaba de cumplir 75 años, no se privó de formular críticas al gobierno surgido tras la salida de la exmandataria Dilma Rousseff, en mayo del año pasado.

En uno de los momentos más celebrados de su espectáculo, concluido en la madrugada del lunes en el Memorial de América Latina, Veloso cantó contra los “podridos poderes”, frase recibida por el público con una ovación.

Hebert Vianna, líder de la banda de rock Paralamas do Suceso, se sumó a los cuestionamientos de Caetano hacia Temer.

Tenemos en lo alto del poder, en la presidencia, a alguien que no escogió ningún brasileño. El brasileño medio está perplejo ante el gobierno de Temer”, espetó Vianna. Estos comentarios críticos hacia el mandatario son moneda corriente entre los artistas.

Por su parte, el actor Wagner Moura, protagonista de la serie Narcos, expresó su opinión sobre Temer dentro y fuera del país, en algunos festivales de cine.

El mes pasado, la consigna “¡Fuera Temer!” fue coreada por decenas de escritores en la apertura de la Fiesta Literaria Internacional de Para Ti.

Todo comenzó el año pasado en Cannes cuando Sonia Braga, protagonista del largometraje Aquarius, mostró un papelito escrito a mano censurando al gobierno de su país mientras transitaba por la alfombra roja del festival.

Esa protesta en la Costa Azul francesa repercutió en todo el mundo, favorecida por las críticas favorables que recibió la actriz por su actuación en la película dirigida por Kleber Mendonca.

La espiral de indignación crecería meses más tarde cuando Aquarius fue excluida de la lista de precandidatas brasileñas al Oscar. El director de la película y Braga imputaron a Temer por haber ejercido presión sobre el Ministerio de Cultura brasileño para que la cinta fuera vetada de los Oscar.

El actual jefe del área, Sergio Sa Leitao, asumió en julio en reemplazo del cineasta Joao Batista Machado, que dejó sus funciones decepcionado por la falta de apoyo a la industria cinematográfica local.

Sá Leitao desarrolló su carrera en Río de Janeiro, donde prometió socorrer a la “industria del Carnaval” afectada por la crisis económica que es particularmente grave en ese estado, donde cada año arriban cientos de miles de turistas nacionales y extranjeros.

La primera medida de Sa Leitao fue coordinar una reunión entre el presidente Temer y la Liga Independiente de Escolas do Samba cariocas, entidad que representa a las agrupaciones que animan los lujosos desfiles en el Sambódromo.

En ese encuentro, que tuvo lugar el mes pasado, el Presidente prometió entregar 13 millones de reales (poco más de 4 millones de dólares) a las Escolas para el próximo Carnaval, anuncio que fue bien recibido por las agrupaciones con fuerte arraigo popular en Río de Janeiro.

Sin embargo, pocas semanas después de ese anuncio, el ministro de Cultura aceptó que ese dinero no estaba garantizado porque parte del mismo dependía de aportes de empresas privadas.

Fuente: ANSA