A seis años de fallecido recordando a Capulina, el rey del humorismo blanco

0 Flares 0 Flares ×

El actor y comediante mexicano Gaspar Henaine Capulina denominado El rey del humorismo blanco, cumplió hace unos días seis años de haber fallecido, razón por la cual es justo recordar su exitoso paso por los escenarios del cine, la radio, la música, el teatro de revista y la televisión.

Gaspar Henaine Pérez nació en 1930 en Chignahuapan, Puebla, y falleció el 30 de septiembre de 2011.

A los seis años de edad él y su familia emigraron a la ciudad de México, donde a los 14 años inició su carrera artística. En su adolescencia incursionó en el canto y formó parte de los grupos Los excéntricos del ritmo y posteriormente de Los Trincas.

A los 20 años inicia su carrera cinematográfica a la cual se suma Antonio Campos Viruta, con quien hizo una de las parejas inolvidables del cine nacional. Juntos estelarizaron más de 35 películas, de las 84 que integran la filmografía del actor de origen libanés.

Entre los títulos de los filmes estelarizados por Viruta y Capulina se cuentan: Ahí vienen los gorrones, (1953); La Odalisca No. 13, (1958); Dos criados malcriados, (1960); Dos locos en escena, (1960); El dolor de pagar la renta (1960); Limosneros con garrote, (1961); Dos meseros majaderos, (1966); Cada quién su lucha, (1966); El Camino de los espantos, (1967); Dos pintores pintorescos, (1967); La cigüeña distraída, (1966); La batalla de los pasteles, (1966); y El Zángano, (1968).

Otros títulos fueron: El  Hermano Capulina, (1969); Santo contra Capulina, (1968); El hermano Capulina, (1969); El Nano, (1971); El Metiche, (1972); El bueno para nada, (1973); Capulina contra los monstruos, (1974); Capulina chisme caliente, (1977); El circo de Capulina, (1978); El circo de Capulina, (1978) y Un cura de locura, (1979);

Sus últimas actuaciones en la pantalla grande fueron las películas El Sargento Capulina, (1983); y Mi compadre Capulina, (1989), con las que se pretendía retomar el concepto de películas de comedia blanca, lo cual por desgracia no se pudo conseguir.

Dentro de sus participaciones en la pantalla chica figuran las series y telenovelas como Las aventuras de Capulina, en 1989 y El Diario de Daniela, en 1999.

Las cintas de Capulina se han caracterizado por manejar el humor blanco y han sido dirigidas a la familia, de ahí el éxito que han obtenido entre el  público, tanto en su faceta de actor como en la de cantante, en la que grabó doce discos.

En Latinoamérica, Capulina refrendó el éxito de sus películas con su circo, con el cual recorrió las principales capitales del continente.

Diez años antes de su muerte, decidió retirarse y dedicarse a su familia, dejando un hueco difícil de llenar.

Por: Macarena Quiroz Arroyo